a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 6 de agosto de 2014

Plazas Parking para discapacitados: Un insulto más

gambin discapacitados

06 agosto 2014

Egoísmo, hijoputismo, (como dice mi amigo Felipe, el de la ELA), o, simplemente, pura y puta, mala educación de todos los que viven en su ego por encima de cualquier otro interés, es y tienen, los que manifiestan esa actitud tan perversa como la de ocupar las plazas de aparcamiento para minusválidos con cualquier excusa y en beneficio ilegal, propio. Lo peor no es que, esos estúpidos e inservibles humanoides, hagan lo que les pase por las pelotas de su civismo, no, lo peor es que la autoridad municipal competente, (los guardias urbanos y quien los dirige), no hagan nada de nada para impedirlo.

Hoy el premio a la ingratitud, a la grosería y al insulto a la urbanidad y a las mínimas normas de convivencia se la lleva mi amigo Gambín, otrora empresario ejemplar, hoy un gamberro más. ¿Hasta cuando?

 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



2 comentarios:

  1. El egoísmo está presente en nuestra vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Paco. Lo que no comprendo es la lenidad de la Jerarquía municipal y los propios guardias con este asunto. Esta mañana he ido a tirar la primitiva a Playa San Juan y las dos plazas que hay delante del local estaban ocupadas, como siempre, por coches que no llevan placa, son los del momentito. A la tercer vuelta a la manzana sin éxito de aparcamiento cercano, he decidido parar en medio de la calle, me he bajado y he ido a echar mi primitiva. El coche,el primero de la cola, me estaba poniendo verde, me he acercado y con voz tranquila y mi bastón en mano, le he contado lo que pasaba, el chaval ha salido del coche y le ha pegado una patada en la puerta a uno de ellos, pero el dueño del que ha recibido, que estaba sentado en una terraza de un bar muy cercano, al verlo se ha liado a mamporros y a empujones con el chaval y yo, finalmente, me he ido.

      Eliminar