a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 16 de noviembre de 2014

Podemos ... vivir

058 - ΚÏ-ήτη (αδελφοί  ΜΑÎ-ΤΑΚΑ), Λάκκοι  1911

Imagen: Fred Boissonnas

16 noviembre 2014

Uno de los mayores alicientes de asumir la responsabilidad de la compra de la fruta y la verdura del día,  es la oportunidad que da ello de relacionarse con esa tribu de jóvenes veteranos, todos mayores de 55, los cuales desgastan su sabiduría y juicio, seguramente en vano, arreglando el País,  la libertina y escasamente austera, vida de sus descendientes, denunciando los desmanes de los gobernantes y mostrando,  una vez más,  que éste es un País de lujo cuando puede permitirse el despilfarro de mandar a la vía muerta a tanta y tanta, experiencia,  de lo cual, sin duda,  pagaremos la factura debida en el futuro.

La charla es divertida, no importa que alguien se cuele, ni tampoco lo que se compra,  (la mayoría,  muy precavidos, llevan su lista de cosas que les ha encargado su Santa para no equivocarse). 

De la tertulia de hoy extraigo un apunte demoledor que ha soltado ese que fue uno de los grandes de la política local en los 90: 
"Mirad, cuanto más os empeñéis en descalificar todo lo que hacen los de Podemos, más ganas me dan de ir a votarles cuando toque". 

Y yo, que estaba bastante callado,  les he dicho ... 
"Curioso, a mi me pasa lo mismo cuando os oigo decir que para la calidad de vida que tenemos los viejos, lo mejor es dejar de vivir, es decir, me dan muchas ganas de todo lo contrario, me dan ganas de vivir". 

Primero ha habido un estruendoso silencio y luego, la mayoría ha estallado en risas. Yo, entonces, he vuelto a recordar aquellos momentos en que pensé que eso, morirse, era un buena pero muy olvidada y equivocada opción. 

Enviado de Samsung Mobile Note III


.
 .


5 comentarios:

  1. Morir, todo muere, pero llamar a la muerte es otra cosa, es un impulso al miedo y el miedo es aún más débil, también muere.

    Un beso Enrique

    ResponderEliminar
  2. A los buenos domingos, Enrique. Hombre, que tarde en llegar. Ya sabemos que la condición humana guarda aquello del sentido de la Tragedia, es decir, "sabe" que sus días sobre la Tierra son finitos, y según dicen fue ese el sentimiento que aupó la última visión organizada y de conjunto que ha dado el pensamiento, allá por los inicios del XVIII, el Romanticismo (todo aquello del "eros" vinculado a los cementerios y el gusto por el suicidio) Menos mal que, a pesar de todo, la humanidad guarda una potente energía que la hace ir más alto y más lejos.
    Sobre eso de Podemos, pues ya te lo he comentado alguna vez: hace falta no haber leído nada sobre la génesis de la demagogia y los auges de los movimientos populistas (que vuelven a estar de moda y es normal, aunque fatal, que así sea) para no advertir la antigüedad y caducidad de sus tesis. Pero al tanto, eso no quiere decir que dé mi placet a los pájaros que hoy día gobiernan el mundo (y también España) y a los botarates que se postulan como alternativa. Todavía espero, y lo hago con ilusión y gran expectación, que algo creíble y limpio se levante de entre la masa y sea capaz de airear tanta historia repetida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bravo, Valaf. Mi intención era, una vez más, la de alertar a los Partidos Políticos que deben cambiar sus formas de proceder y de una u otra manera, deben incluir en sus programas algunas de las cosas que ofrecen los nuevos Profetas de la apocalipsis que viene. ¿No pueden? ¿Tienen las manos atadas por un pasado muy negro, golfo y connivente? Creo que hay, al menos, un par de partidos que no están aprovechando su oportunida y que son UPyD y Ciudasdanos. Tampoco tienen pasado en el poder y podrían prometer todo lo que la gente quiere oír y no lo hacen. Es curioso, ¿Verdad?

      Eliminar
  3. No lo encuentro tan curioso. Rosa Díez abre el proyecto de UPyD como consecuencia del resentimiento: perdió las primarias frente a Zapatero cuando se postulaba como la nueva Secretaria General del PSOE. Hablamos de una política profesional que supo, en su tiempo, cohabitar hábilmente con las tesis más delirantes de Xabier Arzalluz en el País Vasco, amén de no renunciar a los jugosos dividendos de su paso por Europa mientras militaba en un partido, el SOE, gracias al cual tenía ese suelo y al que ponía a parir cada vez que tenía ocasión. No me fío de esa señora y creo que la historia la está poniendo en su sitio.
    Ciudadanos, mejor, efectivamente. Su problema, al menos de momento, es que se le sigue asociando a los problemas (y las locuras) de la política local de la Comunidad Autónoma Catalana. Cierto que, de los dos que comentas, es el que tiene menos posibilidades de "hipotecas" oscuras en su haber, pero, y lo repito, su discurso está muy polarizado hacia el contexto catalán: es como si no le vieses un proyecto de conjunto para España.

    Podemos, cero. Pero lo triste es que haya gente de buena voluntad que se crea sus soflamas: eso te pone en perspectiva real frente a la desesperación que afronta una parte muy notable de la ciudadanía. De otro modo, si un personaje como Pablo Iglesias nace en época de bonanza, no se come un rosco, es más, él lo sabe y conoce que, para sus intereses, cuanto peor, mejor.

    Sobre la porquería que desprenden los dos grandes partidos españoles, mejor no empezar porque podemos no terminar nunca. Y lo que irá saliendo.

    Otra cosa, Enrique, es otra cosa. ¿Y qué es?, lo ignoro, pero saldrá, o eso espero por el bien de mis propios hijos.

    ResponderEliminar