a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 23 de noviembre de 2014

Todos los días son iguales?


23 noviembre 2014

"Claro, cuando se os acaba la vibrante vida profesional os parecerá que todos los días son iguales". Pedro, un chaval de treinta años habla sin querer ofender, claro, pero aunque no lo consigue ... molesta. Recuerdo que mi santo abuelo, el primer Enrique, decía siempre: "Sí se dice que todos los días son iguales para que se inventó el dilluns, (lunes)". Y yo, siempre acordándome de él y de Pedro, el chaval de hoy, les digo a todos ... "No todos los días son iguales, a veces es domingo". Mi abuelo lo contaba por que el domingo era su día familiar por excelencia ... yo también.

Dejad el teclado, mirad hacia el cielo, dejad que el día azote vuestra piel y darle besos y abrazos a todo aquél enano que se ponga a vuestro alcance. Ni es un consejo, ni una maldad clerical, es, casi, una orden.


Enviado de Samsung Mobile Note III

.
 .


8 comentarios:

  1. No hay un día igual que otro, siempre cambia algo, aunque solo sea el estado de ánimo.
    Es guapo ese enano!! ¿Se parece al abuelo?
    Besotes para ti y los tuyos. Te deseo muchos domingos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay día igual, detalles, tienes razón, como no hay dos horas iguales. Ah, gracias pero no, no se parece a mi, él es un niño guapo.
      Feliz noche.

      Eliminar
  2. Me gusta esa anécdota de tu abuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, aquí en este Blog hay varias historias que hablan de él. Era un ser excepcional ... único.
      Feliz noche.

      Eliminar
  3. Los niños engrandecen nuestra vida y son unos pequeños grandes maestros

    Un placer aterrizar en tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en muchos casos, razón de vida, María Jesús. Un honor verte por aquí.

      Eliminar
  4. Iba vestido de tigre? jajaja, que bonicoo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un verdadero tigre, Alacantí, una monada de criatura, como los otro cuatro, sus hermanos. Ay, deu meu, ¿que nos darán esos enanos?

      Eliminar