a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 5 de enero de 2015

Saltar la valla ... su latido ... tan callando

Imagen: Arthur Tress

05 enero 2015

Aparecen nuevos amigos, nuevos proyectos, parece que la vida sigue sin que nos demos cuenta de que está sucediendo. El espejo, el implacable, sigue mostrando su sinceridad y el álbum de las fotos de otros tiempos es ya un recuerdo que a nadie interesa. Buscar nuevas aventuras es algo propio de jóvenes emprendedores y cuya meta es saltar la valla de la independencia familiar, social y laboral. Cuando era niño me gustaba jugar a saltar la valla de la fábrica de bolsas de papel de mi calle para acabar, luego, saltando otras más simbólicas pero más  duras y no menos emocionantes. Ahora saltar la valla es otra cosa.

A cierta edad ya no hay vallas que saltar, que tonto se puede ser pensando que hubiera más, por eso a mi me gusta sentirme como soy, no me gusta ponerle botux a mi experiencia, ni cerraduras a mis sentimientos yo soy, ahora, como siempre me hubiera gustado ser. Ahora me conformo con poco, me basta con sentir su latido cerca de mi, eso es mucho ... ahora es todo ... que tonto se puede ser sin sentirlo, sin saberlo, y que pronto pasa todo ... tan callando ... tan deseando quererla cada día más.

4 comentarios:

  1. Pues no se que decirte Enrique, yo creo que la vida es un saltar la valla cada día, y de mayor, esa valla que es el día a día , nos cuesta cada vez mas de saltar, pero lo logramos y superamos ese día y así hasta mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, amigo Toni, en tu estado y condición, sea como dices, yo ya estoy muy viajado, solo quiero quererla, dedicarle todo mi tiempo. Dejé atrás, ya hace algunos años todos esos retos de la productividad, del cada día un logro productivo más ... dejé atrás toda esa esclavitud de la sociedad del estrés, de la dependencia del mundo directivo empresarial y profesional. Ahora soy como me siempre me hubiera gustado ser y no pude y no quise, claro.
      No obstante, amigo Toni, pienso que a lo mejor pensamos igual y yo me explico muy mal, como ya sabes, quizás la diferencia esté, entre tu y yo, en que a mi ya no se me permite subirme al Montseny salvo que lo fuera en helicóptero.
      Un abrazo querido amante del 100ipico

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Y yo, seguramente, también, amiga Tracy. Te copio lo que le acabo de contar por si no te llega: Seguramente, amigo Toni, en tu estado y condición, sea como dices, yo ya estoy muy viajado, solo quiero quererla, dedicarle todo mi tiempo. Dejé atrás, ya hace algunos años todos esos retos de la productividad, del cada día un logro productivo más ... dejé atrás toda esa esclavitud de la sociedad del estrés, de la dependencia del mundo directivo empresarial y profesional. Ahora soy como me siempre me hubiera gustado ser y no pude y no quise, claro.
      No obstante, amigo Toni, pienso que a lo mejor pensamos igual y yo me explico muy mal, como ya sabes, quizás la diferencia esté, entre tu y yo, en que a mi ya no se me permite subirme al Montseny salvo que lo fuera en helicóptero.
      Un abrazo querido amante del 100ipico

      Eliminar