a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 21 de febrero de 2015

De pronto desperté



21 febrero 2015


Play, por favor:     

Soñaba que estaba rodeado de niños en un espacio infinito y yo apenas tenía cinco años. Miré a través de la ventana  y vi que allí estaba yo, con mis botas de soldado y ropa militar manchada de guerra y odio sin sentido, rodeado de niños. Bajé una oscura escalera y al fondo encontré un gran salón que estaba lleno de niños que gritaban, que jugaban … que me miraban … yo llevaba botas de goma llenas de fango y un enorme sombrero blanco en la cabeza. Me subí a una enorme montaña y vi como mis carnes se hicieron flácidas y mis manos se iban arrugando al contacto con esa nieve … vi desde ese cielo una enorme llanura llena de niños que me gritaban, me llamaban. Volé hasta el mar y allí encontré un gran barco lleno de niños, niños blancos, negros … de todas las razas, que me extendían sus manos como queriéndome coger pero yo me estaba convirtiendo en invisible, mis manos eran solo hueso, hueso de cristal, no llevaba ropa alguna y mis piernas no se movían, todo yo era de cristal un frío y transparente cristal. Quería coger a todos esos niños que vi y llevármelos a mi cielo, a todos, a todos los que tuve cerca en ese infinito que vi cuando apenas tenía cinco años y a todos los que fui viendo en mi sueño hasta convertirme en un gran bulto de cristal transparente … De pronto desperté, estaba sentado en un agradable sofá casero y manta de montaña hasta el cuello … “Cariño, arriba, que los niños ya se han despertado y esperan a su avi

6 comentarios:

  1. No voy a tratar de descifrar tu sueño, pero no me gusta, me da mal rollo. Menos mal que despertaste en la manta!!!
    Un besote grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descifrar los sueños tiene su aquél, detalles, siempre dicen algo pero sin descifrarlo, a mi me pareció, ininteligible ... o sí, no lo sé, lo mejor, como bien dices, fue su conclusión: En la manta

      Eliminar
  2. Me ha hecho sonreir el comentario
    Me ha gustado tu texto Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las misiones que me propuse al comenzar a relatar mis encuentros diarios con la vida, fue la de que algo o alguien me hiciera creer que el mundo no fuera a acabarse mañana, nada de eso ... que pensáramos que pudiera acabarse hoy.
      Un abrazo-e, Mucha, querida poetisa.

      Eliminar
  3. Afortunadamente siempre despertamos a tiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo ahí, amigo Antonio, son los sueños, muchas veces, los que nos enseñan a apreciar lo que tenemos y nos advierten de ello aunque sea a su manera.

      Eliminar