a:hover { text-decoration: underline;

martes, 17 de febrero de 2015

Tuve un niño y lo perdí

palerme_italy_1971
Fotografía de Henri Cartier-Bresson 

17 febrero  2015     -       20 agosto 2016

¿Qué te pasa Daniel?:

"Nada serio, Enrique, nada serio. Pensé que darle la mejor educación del mundo a mi hijo sería lo mejor que podíamos hacer por él. Estudió en Icade, luego se fue a Londres a hacer sus prácticas en una sociedad de crédito internacional, luego se metió en una gran grupo mediático en Madrid y allí acabó de gerente del grupo internacional con sede en Bruselas. En su boda fuimos relegados y casi escondidos pues ser murciano en Bruselas, en una boda de lujo, era como un pecado. Yo sé que él nos quiere pero ella nos ignora, nos esconde ... ante el mundo de ella, él no tiene padres. Aún no conozco a mi nieto y ya tiene dos años. Yo, a  mis 69 moriré taxista y recordaré, siempre, que un día tuve un niño y lo perdí".

Daniel, es un abuelo de lujo pero le niegan su ejercicio cómo tal por su condición. Un buen día quiso que su hijo no tuviera la miseria que el vivió y le dio oportunidad de alcanzar un nivel social superior y el niño aprovechó su opción y lo consiguió ... pero lo perdió. ¿Hizo bien Daniel? ¿Es prudente mandar a un estadio muy superior a nuestros niños con el riesgo de que puedan llegar a repudiar sus orígenes? ¿O es éste un caso aislado?


Enviado desde mi Note 4




enriquetarragófreixes



5 comentarios:

  1. Joder Enrrique, que historia. Si es verdad por muy verdad que sea, es mas descorazonadora que cualquier otra cosa. Lo que estoy creo que seguro es que este, padre lo hizo de pùta madre, otra cosa es la actitud cobarde del hijo.
    Y no voy a decir nada mas por que no se como calificar este caso, al menos empleando los terminos adecuados

    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, rura, por lo que yo sé, no es un caso único, repudiable pero intensamente cierto. Daniel es un alma en pena. No obstante quizás tengas razón, el niño hubiera salido, igualmente, así, en cualquier estadio. Otros amigos del Ateneo creen que el Padre no supo enseñarle a su hijo a apreciar lo que le estaban dando.
      Saludos también para ti.

      Eliminar
  2. Me da más pena su hijo que tu amigo.....................sin duda la vida le va a devolver con intereses esa vida ficticia que vive. En fin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay muchos Danieles, amigo Antonio, en según que ambientes es toda una tribu.
      Estoy de acuerdo contigo, me da pena el hijo, claro.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Por cierto, amigo Antonio, iguasl que le digo a todos, no sé muy bien por qué pero la mayoría de mis comentaristas prefieren hacerlo a través de la versión Wordpress de esta bloguería: https://etarrago.wordpress.com/2015/02/17/tuve-un-nino-y-lo-perdi/

      Eliminar