a:hover { text-decoration: underline;

martes, 24 de marzo de 2015

Cuando era niño

Documento (1)

24 marzo 2015     -      20 agosto 2016


Mi compañero de hoy, un niño de unos 40, en la sala de espera donde haces terapia mental para quitarte el miedo al pinchazo en la vena invisible de mi brazo, estaba contándonos cosas sobre la niñez, lo cual salió a cuento pues él como bicho raro de Papá ejerciente, había traído a su niña a que le hicieran unas pruebas. 

Nos contaba que él había sido un niño feliz y sin enfermedad alguna, y su mujer, de la que estaba divorciado, tampoco. Todo eso lo decía como si no quisiera contarlo, como si tuviera miedo de explicar algo que fuera una especie de secreto que él procuraba guardar celosamente lo cual pudo hacer hasta que llegó la niña que había ido a dar una vuelta por los bancos del fondo de la sala. Rubia, ojos azules, preciosa, pero mostraba una gran dificultad al moverse y, especialmente, al mover los brazos … - Tiene el Síndrome de Aase – nos dice en voz casi inaudible y sin levantar la vista de la niña a la que acababa de coger de las manos – ¿¿?? – Es una enfermedad terrible, una de esas que se llaman Raras … - Se abrazó a la niña y sus ojos, azules como los de la niña, empezaron a sangrar lágrimas incontenidas que rápidamente se quitaba de encima con un brusco movimiento de sus dedos – Mira, Sonia, acércate a la señora de la puerta y dile si tenemos para mucho – le dijo a la niña mientras se quedaba quieto y con la mirada en el infinito. ... Al instante y sin mover la cabeza, se arrancó a hablar … 
Recuerdo que mi Padre, cuando aún vivía, el día que nació Sonia, me dijo que esa niña sería artista de cine, cantante o que tocaría algún instrumento con éxito… tendrían que ver como a sus ocho recién cumplidos toca el piano como nadie … hace poco me dijo: Papá, no te vuelvas a casar y cuando le pregunté por qué me dijo que no porque ella se pensaba casar conmigo cuando fuera mayor – 

... en ese momento, justo, les llamaron, por fin, y el padre como un resorte saltó del banco y con una luminosa sonrisa y un gesto de cabeza se despidió de nosotros. Mientras, nosotros,  hacíamos lo mismo que había hecho él hacía unos segundos … mover los dedos bajo nuestros ojos ocultando la emoción del momento – Suerte, amigo, suerte Sonia bonita.

Recuerdo que cuando era niño mi Madre siempre me dijo que cuando yo nací mi abuelo repetía una y otra vez … “Ese niño será futbolista”.


IMG_20150324_222856_thumb1

Mueren 150 personas al estrellarse un avión alemán en Los Alpes



enriquetarragófreixes



2 comentarios:

  1. Seguro que Sonia es toda una artista. Un Abrazo Enrique. Uno de esos Grandes.

    ResponderEliminar