a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 1 de abril de 2015

El destino, la crisis y los 7 € de Juan



01 abril 2015

Hablaba con Juan de lo apurada que le resulta su vida con una pensión de 900 € y con su hija y su nieta en casa. Jubilado, viudo y amante de la vida, dice como sobrevivir sin lujos, sin caprichos, sin comidas extras y sin nada que suponga gasto superfluo alguno. Su hija, que gana 700 € haciendo de ayudante de farmacia, mientras vive soñando con tener algún día la suya propia  ... "Mi hija es peor que el Montoro, Enrique, me tiene a dieta total. No obstante, hoy mismo me iré a comer con nuestros comunes amigos Leonor y Arturo a un bar de barrio, en  La Playa, y vamos a comer de maravilla por 7 €." - Pasadlo bien, Juan, quizás me pase.

Aunque me tiren de lo que cuelga de la parte púbica, diré que la crisis parece que habrá traído algo bueno a nuestras vidas;  sensatez al consumo desorbitado, a nuestras conductas consumistas y, especialmente, a los precios ¿Alguien cree, de verdad, que lo que digo es cierto? ... y aunque nada tenga que ver con esta lágrima de hoy ... ¿A qué será debido que con la crisis ha descendido,  espectacularmente, el número de divorcios y separaciones matrimoniales? 


Nota para Tracy: No creo Tracy, igual no me he explicado muy bien. Juan es viudo y aunque vive con su hija que ha vuelto a casa porque se quedó sin pareja y su amante novio y padre de la criatura, no quiso saber nada de su embarazo, ha conseguido la estabilidad propia y la de su solitario Padre. Éste, el Padre, alardea de lo bien que se puede vivir con la austeridad y combatir así la crisis cruel que nos acecha a todos y para demostrar que vive como quiere, se nos va a comer con dos del grupo del Ateneo y por tan solo 7 € cada uno … toda una prueba de que él y el comercio en general, están por la labor de ajustar la realidad de sus precios a las posibilidades que la situación nos permite a todos. Como mayor complemento al mensaje que he intentado trasladar, sin conseguirlo, es que hay hijos que vuelven a casa por culpa de la crisis y lo hacen de modo coherente. En este caso, la hija de Juan vive con él y se apoyan el uno en el otro … cosa que no es siempre así en otros amigos de nuestra edad, de la mía.Un abrazo dulce Tracy y, ah, lamento haberte preocupado.


Enviado desde mi Note 4



 
Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)
 

 

4 comentarios:

  1. Rso no es bueno Enrique, que se tengaque aguantar un matrimonio porque no se tiene para comer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo Tracy, igual no me he explicado muy bien. Juan es viudo y aunque vive con su hija que ha vuelto a casa porque se quedó sin pareja y su amante novio y padre de la criatura, no quiso saber nada de su embarazo, ha conseguido la estabilidad propia y la de su solitario Padre. Éste, el Padre, alardea de lo bien que se puede vivir con la austeridad y combatir así la crisis cruel que nos acecha a todos y para demostrar que vive como quiere, se nos va a comer con dos del grupo del Ateneo y por tan solo 7 € cada uno ... toda una prueba de que él y el comercio en general, están por la labor de ajustar la realidad de sus precios a las posibilidades que la situación nos permite a todos. Como mayor complemento al mensaje que he intentado trasladar, sin conseguirlo, es que hay hijos que vuelven a casa por culpa de la crisis y lo hacen de modo coherente. En este caso, la hija de Juan vive con él y se apoyan el uno en el otro ... cosa que no es siempre así en otros amigos de nuestra edad, de la mía.
      Un abrazo dulce Tracy y, ah, lamento haberte preocupado.

      Eliminar
  2. Quizás sea demasiado deciir esto, pero hasta la crisis encierra cosas buenas...................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una buena actitud, amigo Argy ... siempre encontrando razones positivas en cualquier suceso.
      Un abrazo

      Eliminar