a:hover { text-decoration: underline;

martes, 14 de abril de 2015

Nunca más la volví a ver ...

9211110-R3L8T8D-1000-7774
Fotografías de ... vayamundo.netarte-fortograficoel-color-no-importa-20-fotos

14 abril 2015

Me costaba arrancarme, ella era una rubia angelical, de Pedralbes, decían los de la casa donde curaba mi asma en aquel verano del ayer, y ella estaba ahí,  tonteando con los niños del Caserío que allí estaban abandonados por sus padres en el Hostal de Can Pau, la madre ayudando a los de la casa y el Padre trabajando en Barcelona, como buen y poderoso directivo de una empresa del textil - decía María que era un jefazo de la fábrica - pero a pesar de su altivez yo me la miraba sin mirarla y ella me buscaba sin buscarme. Empezamos a jugar una mañana del día de San Juan, sin hablarnos, al rato me cogió la mano y me habló ... ¿Cómo te llamas? - me dijo - Enric, y tú?  - le repliqué - Anna, solo Anna ... Una tarde al filo de la noche, terminando el verano, cuando ya los paisanos andaban de masía en masía, de recogida y a la luz de esas viejas lámparas de carburo, ella me dio un beso y me dijo: "Mañana me voy, Enric" ... salió corriendo y nunca más la volví a ver. 

Teníamos 9 años, unos privilegiados de la pureza sensual ... volví otros cinco veranos más hasta que mis Padres decidieron que ya estaba curado de mi mal ... siempre pregunté por ella en la Fonda, la respuesta siempre era la misma ... "Creo que ahora se van a pasar el verano a La Cerdaña" ... nunca más supe de ella, pero siempre me acuerdo de ella ... hermosos y puros recuerdos que nunca se olvidan y que, misteriosamente, fluyen ahora, a mi edad, a la bella pantalla de mi psicoterapia infantil.

Enviado desde mi Note 4





enriquetarragófreixes

No hay comentarios:

Publicar un comentario