a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 23 de noviembre de 2015

Salí a comprar el pan y perdí la inteligencia


23 noviembre 2015

No debiera ser imprescindible que  cuando sales a los "mandaos" y te vieran con una barra del pan bajo el brazo, cachava en mano y paso de inspector de Hacienda buscando algún cerramiento de terraza irregular, todos aquellos cincuentones que hace tiempo que no te ven te hablen con cara gacha, como el que ve a uno que está a punto de palmarla, y que acaben despidiéndote  con un lacónico  ... "Ánimo y cuídese mucho"; No debiera ser correcto que dejaran suelto al doberman del chalet del camino al Colegio de La Huerta y que siempre se me echa encima, queriéndome lamer la cara mientras pone sus fangosas patitas en la chaqueta de cuero de mis amores, la cual me costó  casi una paga; Debiera prohibirse que la guapa y redondita gitana  que se aposta a la puerta del Convento de la Musica Divina y que lleva ahí más de diez años pidiendo para darle de comer su hija de tres años, no acepte que le des un abrazo pues cree que te cachondeas de ella, aunque pudiera ser probable que fuera así; Nadie debiera olvidarse de que los lunes se debe y puede, hablar de fútbol aunque haga perdido el Madrid; No podemos estar olvidando siempre que vivir en cautividad social, cual vive un veterano con pensión, es un estado irreverente e impropio de quien lo permite y especialmente de quién acabará, con suerte y si llega a ello, al mismo trance; No debiera permitirse que hubiera alguien que no fuera feliz  ... por eso, siempre que puedo me acurruco en el Ateneo, en cualquiera de ellos, donde la gente habla, discute, bebe, come, canta, baila, escribe, lee y hasta encuentra a ese compañero de recreo emocional que se cree que eso que le dijeron de que un día un amigo le dijo que conoció a un tipo que tenía un amigo que dijo que tenía un amigo que un día le dijo que fue feliz, sí, se creyó que ese amigo podía ser él ... 

El Ateneo es un lugar, imaginario o real, que conviene tener siempre al alcance de un clic o de un zapato, siempre activo. Los hay en todas partes ... Ateneos, zapatos andantes y gente feliz que ni siquiera sabe que lo es. El mundo, la vida es para vivirlo y vivirla ... lo demás  tiene que ver con la inteligencia y su ausencia.



Enviado desde Samsung Galaxy S6 +






6 comentarios:

  1. Eres la leche Enrique, como te enrrollas! me gusta la gente original como tú
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni, creo que me lo tomaré como un halago.
      Feliz noche

      Eliminar
  2. Eres la leche Enrique, como te enrrollas! me gusta la gente original como tú
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni, creo que me lo tomaré como un halago.
      Feliz noche

      Eliminar