a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 17 de diciembre de 2015

Desnudos, solos y desgajados


Alberto Pancorbo, una pequeña muestra:

Pintura de Alberto Pancorbo


17 diciembre 2015   -   2012 EnET


Enamorarse de la pijería es algo que no podemos evitar, lo cual, por estúpido que parezca, no deja de ser una vieja técnica que usan los progres de todas las épocas para ligarse al señor o señora que aparece en nuestros sueños reales cada vez que salimos del huevo de la máxima incomprensión. Los más astutos, mezclan sus lágrimas líricas con obscenos pensamientos en busca de un rincón inexplorado de la agraciada y pasmada soprano del amor, la cual resulta sensualmente atraída por tanto espanto y tanta niñez incomprendida del progre de la progresía mundana. Nacer en un barrio de putas no es malo, ni siquiera es algo de lo que nadie deba o pueda, estar ocultándolo de un modo inteligente e intencionado, lo peor, sin duda, será ser un hijo de la calle de ese barrio mas cercano al puerto de mis amores en la que hubiera pasado, como por arte de pena, algún triste y desconsolado mutante y/o mutista ocasional sin rumbo, sin alma y sin saber por qué.

La realidad siempre se esconde detrás de algún intangible culo bonito o de un grotesco pecho lobo, nunca se sabe, ni nuca se espera algo mejor, pero lo cierto es que casi nunca imaginas con quien acabarás acostándote cuando navegas por rumbos sin final fijo o sin color, ni pétalo alguno que lo insinúe. Lo mejor para mis progres de la progresía y sin embargo, amigos, volverá a ser, sin duda, tener que acostarse con su pijama, o con el tuyo,  pero estúpidamente desnudos, solos y desgajados, como las huevas de camarón, es decir, oliendo a mar y por todas partes ocultas.

PD: Dedicado a esos amigos que gustan de picar de flor en flor sin importarles el daño que puedan ocasionar en unas y en otras ... flores benditas. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario