a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 14 de enero de 2016

Valor ... es cierto, más allá del teléfono móvil hay vida


14 enero 2016 

Hoy es un día de riesgo, sí, fisioterapia activa y hay que ir casi en bolas, es decir, preparado para saltar a la pista apenas llegue. Sin teléfono, (uff), sin cartera, (+uff), sin cámara de fotos, (++uff), sin desayunar, (horror), y, especialmente, creyéndote que vas a recuperarte de casi todo. Lo peor, sin duda, como me ha dicho una compañera de terapia, (de unos 18), es andar sin teléfono, Enrique. 

Pues nada, así sin teléfono y casi en bolas, ahí estoy yo en la calle, en la terapia ... que sea lo que Dios quiera, de peores situaciones nos hemos salido, niña.





6 comentarios:

  1. Lo importante es la salud, que le den al teléfono. Yo a veces me obligo a salir a la calle sin él. De hecho lo llevo tirado en el bolso y a veces ni lo conecto, soy un desastre, no oigo sms, ni llamadas. Que le den al móvil. Hemos ido toda la vida sin él. Ponte bueno, anda! Yo vengo de una resonancia magnética y he tenido que pensar en la playita para que no me diera un jamacuco de tanto ruido :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, me gusta tu animosidad, Crónicas. Yo sé que he sido muy valiente, hoy, al salir a la calle sin teléfono, pero era una broma que me ha salido del alma al ver tan compungida a mi compañera de terapia, a la simpática dieciochoañera que me ha tocado en suerte hoy, justo al lado. La "profe" ha tenido que dejarle el suyo para mandarle un guasap a su novio pues la sesión se ha alargado más de lo normal ... estaba histérica ... "Es que mi novio si no le aviso, se enfada" - Nos ha dicho.
      Feliz día y ánimo, amiga Crónicas, la RM para mi, que tengo claustrofobia, tienen su aquél. Tú si eres, hoy, pues, mi héroe.

      Eliminar
  2. Estar sin teléfono es vivir. Lo cierto es que cada vez que salgo con él siento que no disfruto del paseo, estás pendiente solo de quien te habla y quien no. Es una buena terapia. Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Natalia. Yo lo mantengo abierto pero sin voz ... una gozada, ya verás, pruébalo, es como si llevaras una foto de tu madre, o del marido o la marida, ... cuando quieres verla, la ves. Me resulta curioso ver a gente que casi se mata por coger el teléfono cuando suena esté donde esté, sea en el Bus, en el Bar ... o en el Baño. Nos quejamos de que el Gobierno nos manipula y nos domina, pero creo que el Teléfono, los smartphone de hoy, son peores.
      Un abrazo y suerte con esa terapia ... sí, vivamos sin estar a merced del teléfono.

      Eliminar
  3. No se muy bien como hemos caído en esta trampa, Enrique, pero ha ocurrido. Ahí vamos todos, hechos unos guiñapos a veces pero sintiéndonos como dioses porque llevamos la batería al 100% y tenemos 4 rayas de cobertura. O temblorosos y sintiéndonos desnudos, desprotegidos, indefensos ante la vida y sus peligros... porque nos hemos olvidado el móvil en casa.
    Rectifico, no hemos caído, en esta trampa nos hemos metido voluntariamente.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce e inconscientemente, EmeM, como cuando nos enamoramos. Las nuevas TIC son muy atrayentes, más que el demonio cuando quiere provocarnos con la manzana de siempre. Sucumbir a la novedad, a la tecnología al desahucio espiritual y conversacional vivo, es algo a lo que tendremos que empeza r a acostumbrarnos. A mi me da cierto vértigo ver a mis nietos, todos ellos, que cuando llego a verles, todos están con su tablet ... y el mayor tiene solo 8.
      Tiempos nuevos, problemas y sensaciones nuevas.
      Feliz noche, amiga

      Eliminar