a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 4 de enero de 2016

Vivir para vivir ... para ser feliz


Fotografía de Tommy Ingberg (La faz perdida)

04 Enero 2016

En una oscura mesa del rincón de la Sacristía, estaba fabricando esa cosa que él llama café y que sale de esa vieja Oroley de los 60. Un café conseguido a base de malta y torrefacto tras un previo triturado manual con un viejo molinillo salido, también del ayer, que con todo deja un aroma y un sabor que, siendo amable, diré que es de los que no olvidas. Pues eso, allí estaba yo con mi Párroco favorito tomando ese brebaje sin pestañear, hablando de los problemas del alma perdida, del gospel de Navidad y de la minifalda de la Loli que a sus cincuenta y muchos es un pecado mortal verla ahí en el coro cantando la Salve Regina. Pero lo mejor de la charla concluyó cuando tras un par de chupitos de agua bendita de Arucas para arrepentirnos del sabor del café tomado, mi querido Párroco zanjó la charla con un ... "Enrique, teme a Dios para las cosas de Dios, pero teme a los hombres para el resto de cosas de tu vida. Peca si no tienes más remedio, pero no seas hipócrita, no me digas que te arrepientes de lo hecho porque no es verdad, solo escarmientas cuando ya lo has hecho y te ha salido mal, esa es la peor y mejor, penitencia que nos llevamos los vivos. Ah, además, que carajo quieres que yo te explique a ti que ya no sepas, pedazo de alma arrepentida y escarmentada, tú eres un hombre del ladrillo ... deberías venir a las catequesis a  contarnos que se hizo con ella, con la decencia política y empresarial en este País". 

Y yo, como vi al cura muy perjudicado, aunque muy sincero, (por eso me encanta hablar con él además de por el conocido motivo de ... ¿y si sí?), ayudado por mi querida y deseable agua bendita de Arucas,  decidí darle un abrazo de amigo, palmadas en la espalda, pecho adelante y culo afuera, oreja con oreja, sin mariconerías, como corresponde a una sincera amistad, a una despedida de gente mutuamente agradecida ... gente de bien, amantes de la sinceridad por encima de las pasiones, de la religión, de la soberbia y hasta de la mundandad  ... gente clara como el agua de la fuente de Polop o de la del mismo cielo ... gente sencilla que solo quiere vivir para vivir y ser feliz ...  ¿Se puede pedir más? ... pues parece que al resto del mundo, ahora, le parece poco ... ¿Verdad?


Enviado desde Samsung Galaxy S6 +



enriquetarragófreixes  -   (etf-etc-etl)




  ¿Viste lo que hicimos?: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)


6 comentarios:

  1. Hola. la gente se complica la vida haciendo lista de propósitos para el Nuevo Año pero se olvidan de lo importante: vivir y apreciar las pequeñas cosas que tienen en su día a día. No se valora nada y siempre parece que están desagradecidos o enfadado por lo que no tienen... Hay veces que necesitamos hablar o sincerarnos con gente tan directa como tu Párroco... Feliz Año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta por tu comprensión y por tu punto de vista siempre acertado y sincero.
      Mi Párroco es excepcional, diría yo que único en el mundo.
      Saludos y repito, por si no lo he hecho aún, FELIZ AÑO NUEVO

      Eliminar
  2. Te entiendo Escribis tanto que no me das tiempo a ...comentarte
    Estas lleno de vida y sensaciones Asi te veo
    Te invito a mi casa veni te la presento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Mucha, me sobrevaloras ... pero me encanta que lo hagas. Ya ves, a veces el coqueto que hay dentro de mi sale sin poderlo evitar.
      Estoy llamando al timbre ... traigo vino, pastas y un montón de cosas por contar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. "Gente sencilla que solo quiere vivir para vivir y ser feliz". A mi se me pone la piel de gallina cuando leo frases como esta, y tú lanzas más de una, con una sabiduría infinita que me hace pensar que eres un poco de otro mundo, uno donde la gente es mucho más despierta, inteligente y mejor en todos los aspectos.
    Tu párroco no es nada común, quizás con más hombres como él la religión sería otra cosa. Mejor, claro.
    Un abrazo amigo Enrique.
    Por cierto que comparto las palabras de MuCha, estás lleno de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, EmeM, hoy, (gracias por ello), habéis colmado la valoración de mi autoestima ... un millón de besos.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar