a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 3 de febrero de 2016

La Gramona GR, el Joselito GR, el Golf y el amor de los amigos

Vista institucional de Golf Bonalba
03 febrero 2016
Y decidí ir al jugar al golf … y no lo dudé; pensé en bajar por la escalera que baja al piso que da acceso a los Greens y no me atreví pues era de alto riesgo para mi; me ofrecieron bajarme hasta el hoyo 4 en un carrito de esos tan monos y no quise; me dijeron … ¿Quiere esperarles aquí tomando un café? … y contesté: “No, prefiero que abra una botella de Cava Gramona Gran Reserva, y la pone en esa  mesa con su cubo, su hielo y su blanco mantón corto cortando el frío , sírvanse ustedes un par de copas cada uno y luego dejan ustedes la botella ahí, aunque esté vacía, ah, dejen, también una copa medio llena en la mesa. Pongan también, un gran plato de jamón de Joselito gran reserva que he visto por ahí pero sírvanmelo con solo medio plato lleno y lo dejan ahí, encima de la mesa. Ah, y apúntelo a la cuenta de la comida de después.” – Los dos camareros, muy extrañados, se fueron hacia la barra y yo me fui a la terraza a observar el paisaje, bello escenario para  iniciar otra nueva reconciliación  entre amigos del ayer que se quieren y a los que el alma pide ver, al menos, una o dos veces al año … pues a nuestra edad, no sea que …
La pregunta que me hice entonces fue: Si quedamos a las 11 de la mañana y yo llego a menos diez y ya están jugando pasando de cualquier otra consideración … ¿Es justa y/o suficiente, la penitencia que les  impuse? – Bien, lo más emocionante sucedió cuando ellos vinieron de echarse su partida y clavaron sus ojos sobre la mesa, pues la botella de Gramona se había convertido en dos y lo del jamón eran tres y hasta ahí todo iba bien pero la cosa fue peor cuando llegó la hora de pagar. Eso no lo cuento, queda feo. No obstante, diré que esta semana pasada volvimos a quedar en el mismo sitio y tampoco jugué al golf, (que coño sabré yo de jugar a eso), pero me esperaron y hasta me llevaron al hoyo, y, caray, estuvieron todo el tiempo conmigo, dándome conversación y preguntando por mi salud – Me lo pasé bomba, nunca había recibido tanta atención de mis amigosaunque, no sé, luego empecé a meditar y me dije que seguramente me llevaron para vigilarme, no fuera a escaparme a por la Gramona y el Joselito, no sé … tampoco quiero pensarlo, prefiero seguir creyendo en el amor puro, en la sincera y pura amistad, como debe ser. Mi Madre siempre decía que la amistad es pura mientras tú quieras creértelo y yo, eso hago, creérmelo … se vive mejor.

8 comentarios:

  1. Vaya con tu madre, jajajaja. Hace bien en creerlo mientras no te demuestren lo contrario, yo hago lo mismo.
    Ummm ese ibérico y ese Gramona... qué bien vives ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi madre era sabia, cuanto más tiempo pasa desde que nos dejó, más lo creo.
      Gracias, Celia, pero ya sabes, solo se vive una vez y yo casi me lo pierdo. Perdí mucho tiempo con mi endiablada y absorbente vida profesional. Ahora me recupero, cada día otro día.
      Feliz miércoles.

      Eliminar
  2. Jajaja, tu escogiste lo mejor de lo mejor: el jamón ibérico y el Gramona...
    Sabia tu madre. Yo, también hago como tu.
    Un saludo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Maripaz. Creo que los años tienen la culpa de que me tome las cosas así ... por si acaso cierran la puerta.
      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  3. Sin duda, es muy conveniente no incordiar demasiado y estar predispuesto a creer... Lo contrario tiene muchas contraindicaciones

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor, coincidimos.
      Un abrazo de jueves, Ildefonso.

      Eliminar
  4. Hola Enrique. Sigamos creyendo en los "amigos" un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar