a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 20 de febrero de 2016

La mayoría de ancianos en los geriátricos sólo esperan la muerte


Solo amantes – Amantes solos - Fotografía de Ian Jones
20 febrero 2016
Hace ya algún tiempo, Josep, uno de esos que yo mismo, antes, llamaba abueletes y que ahora les llamo “un poco más mayores que yo”, me contaba que sus dos hijos estaban dispuestos a mandarle a lo que antes llamábamos Asilo y que ahora se le llama Residencia de Ancianos, y para él ese deseo de sus “queridos” hijos lo estaba matando. “Sentirse en la vía muerta, Enrique, a mis 69, ya fue un trago amargo pues toda la vida estuve al frente de la tienda, pero verme en un Asilo, eso no sé si lo podré soportar” – Eso fue hace tiempo, pero ayer pregunté por él y uno de sus mas fieles compañeros nos dijo que Josep ya estaba en una Residencia de Ancianos de su Madrid natal. Josep no entendía, nos decía en sus últimos días en el Ateneo,  como teniendo familia se viera obligado a terminar sus últimos días en una Casa para Mayores.¿Hacerse viejo, para qué, Enrique? – Se preguntaba siempre él ante la atónita mirada de todos.
Hoy, hace un momento, acabo de leer desde instapaper una antigua y  descorazonadora noticia que ha hecho que me acuerde de Josep: «La mayoría de ancianos en los geriátricos sólo esperan la muerte»». Siendo triste y poco edificante tal noticia como lo fue y sigue siendo,  deseo y espero que no sea ese el estado de todos los que llegan a serlo,  seguro será un caso aislado como lo de la corrupción en los políticos, pero realmente el relato es escalofriante y demostrativo de cual puede ser la verdadera moral que rige el comportamiento de esta Sociedad ante sus mayores, mandándolos al cajón del olvido, al trastero de lo inservible … después de habernos servido bien.
No será ésta una lágrima de un viejo ante la actitud de la parte más cruel de la Sociedad que le rodea – y que en parte ha ayudado a crear –  no, no caerá por esa mejilla en busca de salvar su responsabilidad o su moral, nada de eso, es tan solo una especie de advertencia para que esto que aquí relato no pase …  pero debe saberse que está pasando ¿Es éste el futuro que le espera a la Sociedad del consumismo, del narcisismo, del egoísmo y del culto al yo y solo yo?
Feliz día y, como no, pensemos que lo que aquí cuento, al menos hoy, es solo un cuento.


8 comentarios:

  1. Enrique, este post me ha llegado al alma. Hace dos años , mi abuela, a los 92 años de edad fue "dejada" en un asilo, sin necesidad, debo decir. Se me rompió el alma porque ella estaba en perfectas condiciones mentales y tuvo que dejar su casa de toda la vida con una maletita (yo no la vi, solo la oí llorar porque como sabes estoy en el extranjero). Fue su muerte, se dejó llevar y murió en diciembre a los 94 sin conocer a nadie. De acuerdo, era muy vieja y son horas de morir, pero lo que yo veía allí cada vez que iba a visitarla era terrible. Yo siempre salía llorando, no solo por ver a mi abuela acabar así, sino por ver aquel montón de almas en pena andando por los pasillos con las miradas perdidas. Te lo cuento y me dan ganas de llorar. Yo no quisiera llegar a tan vieja para acabar así.
    Lo que ocurre es que hoy día la gente trabaja, antes estaban las amas de casa, pero hoy día casi todo el mundo tiene la necesidad de trabajar y no se puede conciliar con el cuidado de un mayor. Debería haber personas que les cuidaran en sus casas. Nadie debería verse obligado a dejar su casa de siempre, de mayor. Ir a casa de un hijo tampoco debe de ser muy agradable, uno debe de sentirses como un añadido, por lo menos yo me sentiría así. La vejez es cruda.
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celia por tu sentido comentario. Esta Sociedad, la actual y la que viene, deberá meditar profundamente sobre como resolver este asunto ... inaplazablemente. Las personas deben estar, siempre, por encima de la comodidad, del egoismo y de cualquier razón material ... siempre.
      Un abrazo, Celia y esperemos que sí, que se den cuenta.

      Eliminar
  2. Hola. ojalá fuera un cuento o un mal sueño... es la realidad que vemos con los mayores de nuestros amigos y familiares. Es un tema que no puedo entender. Nuestros mayores estuvieron toda la vida trabajando y ahora sus hijos deciden quedarse con las casas y mandarlos al asilo como muebles que les molestan en su día a día. Es incomprensible.Crecí adorando a mis abuelos. Les teníamos mucho amor y cariño y los cuidamos hasta sus últimos días en sus casas. Ellos querían estar rodeados de sus cosas, dormir en su cama, ver el paisaje desde su ventana... me puedo imaginar el dolor de esos ''mayores'' cuando les sacan de sus rutinas porque molestan... un tema sangrante e inexplicable. Como en casa en ninguna parte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Marta. Perdemos los valores más importantes de la cadena generacional, la sabiduría de los viejos. Creo que esta Sociedad debe reaccionar ante este asunto y aunque cueste, alguna década más, creo que el asunto es inaplazablemente urgente de ser tratado y llevado al programa electoral de los partidos políticos. Quienes así lo hagan, serán los que más futuro van a tener. Un tema grave, Marta, muy grave.
      Feliz noche

      Eliminar
    2. Y yo te pregunto ¿es que el geriátrico no es la antesala de la muerte?

      Eliminar
  3. Yo creo que no, querida Tracy, la antesala de la muerte es el segundo siguiente al que nacemos. Lo de los geriátricos es, para muchos, una especie de Auschwitz en versión moderna.
    Un abrazo amiga y feliz noche

    ResponderEliminar
  4. te cuento aqui hay de todo y todo es caro
    Hay lugares exclusivos donde te sirven como una princesa
    tenes un cuarto bonito
    peliculas
    clases de lo que se te ocurra
    fiestas por la noche y bebidas en un bar
    Son los nuevos geriatricos en Miami
    Son solo para los de plata cuesta de 3000 a 6.000 dolares por mes
    Una mujer que te cuide en tu casa desde lo mas barato 1,300 dolares a la semana hasta 3,000. Un texto bravo y valiente
    mil besos compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una delicia de invernaderos para viejos. Por aquí también los hay y más o menos de ese precio, también, gente selecta ... nosotros somos gente de la calle, compañera, gente tremenda, gente que le gusta el trato y el tacto humano.
      Un abrazo muy fuerte amiga Mucha

      Eliminar