a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 7 de febrero de 2016

Yo fui profesor ... y amante de casi todo


07 Febrero 2016

"Lo tenía todo, sabe usted, mi mujer, mi cuenta de ahorro, mi niña y mi profesión ... daba clases de piano en Maristas. Tenía toda un vida por delante, tranquila y felizmente aburrida. Decidí aceptar una oferta de trabajo para realizar una gira por toda Europa con una  conocida filarmónica que duró tres, cuatro, cinco y hasta diez años, de orquesta en orquesta y de cama en cama, hasta que acabé tocando en un club nocturno en Benidorm y durmiendo con una señora estupenda de Mayabeque que también corría la noche cantando y bailando en cualquier Club. Lo perdí todo ... mujer, niña,  profesion y hasta mis ahorros, fue un desastre. Mi mujer enviudó de una segunda nupcia con un rico señor de Madrid y alli vive con su hija - que tampoco acertó con su matrimonio - sus nietos y su fortuna, en una gran ático del barrio de Salamanca, en invierno, y en su mansión de La Granja, en verano. A veces me invitan a ir ... y yo voy. Creo que no me odian ... pero yo les lloro cuando no están, cuando no me ven. Fui un estúpido, Enrique, pero a veces creo que algún ser superior dirigió mi vida en otra dirección para que ellas pudieran ser felices. Yo nunca hubiera sido capaz de darles alegría alguna ... mi frustración me lo hubiera impedido. Yo no me quejo ... solo me hago preguntas sobre si escogí el camino correcto. Yo, a mi manera, he sido feliz ... y creo que aún lo soy ... nací y viví como quise y en eso sigo. Mi virtud estuvo en apartarme de sus vidas".

No estaba siendo un domingo cualquiera para el pianista del ayer, el autobús que recoge a los jubilados del Ateneo sin familia para llevarlos a dar su vuelta dominical por unos escasos 10 €, dejó en tierra a Marcelo, a ese pianista retirado que vive saboreando su pasado, sus pecados, su presente ... y su feliz soledad ¿Un Golfo irresponsable? ¿Un vividor empedernido? ¿Un rebelde fruto del encorsetado social correcto? 



Enviado desde Samsung Galaxy S6 +





16 comentarios:

  1. Es muy desolador pensar así, más cuando uno tiene toda la vida por delante. De verdad que espero no verme yo con reflexiones como esas dentro de veintipico años. Aunque claro, también es cierto que una de mis metas desde hace más de 10 años es no despertarme un día a los 40 con un trabajo que no soporto y una vida que no es la que quiero llevar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, amigo Holden, te dignifica, y te hará, sin duda, escoger el camino correcto. Nada peor que tener que arrepentirse de algo, no obstante, hay quien por no hacerlo, hace suyo cualquier discurso ... y hasta se lo creen. Dices bien, amigo ... un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Estos retazos de vida son alimento para el alma. Me parece precioso lo que dice tu amigo, sobre ese supuesto ser superior que lo apartaría de su mujer y su hija. Es pura vida lo que nos cuentas aquí.
    Mil gracias por compartirlo.
    Besos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Celia ... tú si pareces una valiente luchadora.
      Un abrazo muy fierte

      Eliminar
  3. A mi lo que me apena es la sensación de que ya ha acabado todo, de que todo lo que ha sido su vida es un pasado irrecuperable y de que no hay margen a ninguna otra pirueta más.
    Yo quiero creer que envejeceré bailando, (en el sentido figurado), que siempre tendré un plan por barato o caro que sea, que no dejaré de usar la vida hasta que se me gaste.
    Un beso mi querido Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Eme, to también pienso así. Una vez un amigo que ya cumplió, no hace mucho, los 80, me dijo: "Mi secreto es tener, siempre, un objetivo a cumplir mañana. Tener obligaciones, si no las tengo me las busco."
      Usar la vida es un feliz remedio, amiga y, ah, bailar, siempre, basta con cerrar los ojos.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. A mi amigo le dio miedo la rutina, una vida sin emociones y se lanzó a la aventura en busca de un sueño desconocido. Buscó realizarse, buscó su libertad y descubrió que no era eso, ser feliz es otra cosa, amigo mimarzgz.
      Un abrazo de lunes

      Eliminar
  5. Ay, la vida, tan complicada, que tantas veces conduce al hombre a la soledad...

    Magnifico el modo en que nos has narrado la historia

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien, IR, es muy complicada. Lo que es bueno para unos, para otros no sirve y viceversa. No sé, a veces creo que hay alguien que guía caprichosamente el destino de cada uno de nosotros.
      Feliz lunes.

      Eliminar
  6. Hola: por lo que leo tu amigo se arrepiente de dejar una vida familiar estable por luchar por sus sueños. De todas formas, es consciente que si no hubiera abandonado a su familia ellas no podrían tener todo lo material que consiguieron... Alomejor su primera familia sería feliz con la vida tranquila y apacible de este profesor y no querrían tener tantos lujos que al final seguro que no les aportan felicidad. Es un poco la canción fabulosa de Fran Sinatra 'My way'... pero me parece muy triste arrepentirse de lo vivido y de las decisiones que tomamos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, tu reflexión, amiga Marta, da luz a mis preguntas casi siempre sin respuesta.
      Un abrazo de lunes.

      Eliminar
  7. Todos siempre nos arrepentimos de algo No existe un pasado perfecto pero si pluscuanperfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida Mucha, todo es pluscuamperfecto si puedes tocar el amor, vivir con él, sentarte con él, vivir dentro de él ...
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  8. Todos siempre nos arrepentimos de algo No existe un pasado perfecto pero si pluscuanperfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida Mucha, todo es pluscuamperfecto si puedes tocar el amor, vivir con él, sentarte con él, vivir dentro de él ...
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar