a:hover { text-decoration: underline;

martes, 9 de febrero de 2016

Razón, responsabilidad, Chulería ... ¿Qué?


09 febrero 2016      -      20 julio 2016

Leonor estaba triste, muy triste, no paraba de repetir una y otra vez  ... ¡¡Cuánto dolor!! ¡¡Pobre viejo!! ¡¡Pobre padre!!  - Se refería al abuelo que ayer, mientras andaba por una playa de Asturias, una más que previsible ola asesina le arrebató a su nieto de veinte meses de entre sus brazos.

Arturo, con su equilibrado juicio y recto proceder de siempre, dijo: "Una absoluta irresponsabilidad, tanto del abuelo como del padre que lo consintió".  

Pepe, mucho más duro decía: "Deberían meterlos en la cárcel a los dos.  Los asesinos son ellos. A quién se le ocurre acercarse al mar con ese oleaje salvaje de hasta once metros de altura y mucho más habiéndolo advertido en todos los medios de  comunicación que ese oleaje pudiera ser lo que fue ... un asesino".

Pero al fondo del local, junto al cristal de los ventanales de la puerta de la fachada trasera, estaba Margarita, la hija de uno de los ex del Ateneo, que sollozaba mientras nos oía. ¿Qué te pasa, Marga? - le preguntó la Loli Mientras le ponía cariñosamente la mano en el pelo en un intento de acompañarla en su dolor - La chica hizo un gesto de negación con la cabeza ... "nada, no es nada" - dijo. La Loli, al verme interesado en la escena, se acercó a mi rincón y con ese clásico movimiento de Barista que escucha mientras haces ver que limpia la mesa, me dice: "No es fácil para ella oír esas noticias, Enrique. Su marido era un acérrimo practicante del senderismo mas salvaje y un mal dia decidió enseñarle la práctica a su único hijo de solo siete años  ... el niño tuvo un desliz ... se despeñó y tuvieron que rescatarlo en estado muy grave. Tras una larga agonía de hasta diez días luchando con la muerte, lo perdió. Se separó de su marido, pues lo hizo culpable de la desgracia, y luego decidió venir a vivir a la Costablanca con su padre el cual murió, como sabes, haciendo submarinismo en El Cabo, incomprensiblemente, a sus 73." ....

La Loli me dejó, trapo amarillo en mano, despidiéndose de mi con una ácida mirada, al estilo de una Vieja de Misa de ocho ante guapa sesentona con minifalda, y yo me quedé con las ancestrales reflexiones de siempre ... ¿Razón? ¿Responsabilidad? ¿Riesgo? ¿Educación? ¿Chulería? ¿Machismo mal interpretado? ¿Suerte? ... ¿Qué? ... ¿Dónde está la verdad?



Enviado desde Samsung Galaxy S6 +





8 comentarios:

  1. No hay verdad absoluta, hay mala suerte, hay una vida puta que un día decide quitarte algo valioso. Y lo demás son interpretaciones, irresponsables, pobres hombres, la vida sigue.... estupideces. El destino es caprichoso, para bien y para mal. Y para mal suele doler. Mucho.
    Besos amigo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también amiga Emergencias. Pura y puta realidad, la demás ... solo interpretaciones.
      Un fuerte abrazo y feliz martes.

      Eliminar
    2. Perdona Eme, la nota la escribí desde el móvil y completó la palabra sin darme cuenta. Eres Eme y no Emergencias. Mil disculpas.

      Eliminar
    3. Jajajajaa, no tienes porqué disculparte :) Emergencias... tampoco te creas que me disgusta como nick ;)

      Eliminar
  2. Yo digo pobre viejo, pobre familia. Aunque fuera una irresponsabilidad, cosa que desconozco, pero ante un caso así yo no soy capaz de criminalizar a nadie. Pobres personas, cuando lo oí me puse fatal. Lo que dice Eme, puto destino.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Celia, puto destino y peor casyigo aún. Estoy contigo, no soy de criminalizar a nadie ... ni de tirar la primera piedra. Creo que en la misma desgracia llevan el castigo, un muy cruel castigo que marcará sus vidas para siempre, sin duda alguna.
      Feliz tarde

      Eliminar
  3. Una mezcla de todo, los humanos tenemos una naturaleza incoherente, lo demás son fatídicas casualidades. Vivir puede ser muy cruel y todo se piensa con el "no debería haberlo hecho", "cómo se me ocurrió", "debería haberle hecho caso"... pero todo ello cuando las desgracias ya han pasado. Lo casual y los accidentes no se pueden preveer , aunque es difícil que te pille un toro si no estás en la plaza, el tiesto igual te cae en la cabeza si hace viento.

    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen símil, Censura ... quien juega con fuego puede quemarse.
      Feliz tarde.

      Eliminar