a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 4 de mayo de 2016

Erotómanos, el insufrible inspector de Hacienda, mis cruasáns y ... la vida aún puede ser bella



04 mayo 2016

No se que me pasa pero cuando acierto a subir las dichosas escaleras que dan acceso al penal, también llamada “aeat”, de la Plaça de la Montanyeta, en Alicante City, tropiezas allí, a veces, con seres de otro mundo que se revisten de pompa y jabón propio para darte en la cresta con sortilegios, amenazas y ciencia abstracta en forma de verbo vehicular de determinadas aritméticas ininteligibles para justificar que te has equivocado en la declaración de hace cuatro años, cuando dices que has acabado vendiendo una vivienda para comprar otra. ¿Yo tendría que saber la ley? - me refiero a la que rige para las cuestiones del IRPF - eso sin duda, pero no se si alguien es capaz de saber tanto como el personaje que habitualmente te ponen delante a la hora de revisarte esa inversión a la vez que, también te preguntas si les tratará igual a los de los Offshore Panameños o a los de los 270.000 € supuestamente defraudados como el mismo señor Aznar o la sexagenaria de Madrid del mismo equipo PPero del ayer y de siempre. La Bolsa para mi y la Vida te la buscas tú, ese es el lema que impera en este País desde un punto de vista político, (de los políticos del poder).

Ah, que ya os ha pasado a vosotros, también, vale, entonces nada, solo contaros que cuando le he soltado la palabra al individuo, como buscando conversación y quitando hielo, en forma de pregunta:“¿Usted sabe lo que es la Erotomanía?” – Ya no os cuento el resto, pues el individuo, al margen de no levantar ni la vista del papel, se preguntaría: “¿A cuento de qué me hace este estúpido contribuyente tan sesuda pregunta?” – Pero lo mas seguro es que el individuo, a la que me he largado de allí, habrá puesto el dedo en polvorosa buscando la palabrita y a esta hora ya habrá puesto un Wanted en todos los postes del pueblo con una fotografía mía. Te miran por encima del hombro y te tratan de burro escolar, erotómanos eso es lo que son, si supieran lo que pienso sobre ellos …… Bueno, café con leche y cruasán crujiente, todo junto, eso es lo que mas me ha gustado de la mañana y eso lo es por aquello tan sano de que no hay mal que por bien no venga.

Luego me oigo una cariñosa autobronca de mi otro yo apenas piso la calle - y todo eso sin caerme al suelo - que me dice: “¿Por qué eres tan cáustico con esa gente, Enrique, si sabes que no ayuda nada hacerlo?” – Pues sí, mi querido otroyó, pero no lo puedo evitar, veo a un erotómano a un kilómetro de distancia y se me trunca la ciencia infusa y la moral. Ah, y mañana más, mucho más. Me aprenderé la ley esta noche, aunque me cueste la vida o el sueño. Menos mal que hoy hay futbol y con la alegría del partido resultará, al final, que unos se vestirán de gloria blanca madrileña y otros se harán followers del Manchester City desde esta misma noche. Vivir par ver, para sufrir y para admirar, por tanto hay esperanza ... la vida aún puede ser bella y puede serlo a cualquier edad, aunque creas que te estás muriendo.







2 comentarios:

  1. Siempre esa guinda final, tan bonita y positiva. Enrique, es de vergüenza, en efecto, son erotómanos y bien has hecho en ser caústico, como si te diera por la piromanía, yo me ponía a hacer la hoguera contigo, pero mejor no , que acabaríamos en la cárcel y no arreglaríamos el mundo.
    Y encima, los inspectores de Hacienda se llevan comisión cada vez que pillán a un pececito intentando respirar y lo denuncian por tal cosa. A los grandes no, que esos muerden, a esos les dejan no ya respirar, sino nadar en mares privados de aguas cristalinas y soleadas. Ahhh, qué cabreo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tanta injusticia en la administración fiscal, hay tanta basura, hay tanto y tanto que hasta, es cierto, dan ganas de montar una hoguera amiga Celia. Nos queda el pataleo ... y el voto, y hay que usarlo, ambas cosas.
      Un abrazo muy fuerte mi gran amiga y artista Vienesa.

      Eliminar