a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 11 de mayo de 2016

Gente con alma, gente que siente … (Lola)


gallery002

11 mayo 2016

Tropecé con Lola, una vieja compañera de universidad, y tras mirarla sin querer hacerlo, mientras el primer impacto fue no saber o querer, reconocerla, al momento, con su … “eh, muchachito enamorado ¿no me conoces?”, algo de la deteriorada neurona que domina mi memoria me advirtió de que era ella, mi alta, delgada y otrora muy rubia amiga. Lola era la vida y el alma de ese curso del 66, todos se peleaban por llevarla en coche a casa pero ella prefería venirse conmigo en el autobús. Hace unos años, allá por el 99, en mi más álgida actividad profesional, coincidimos en algunos proyectos próximos en Ibiza ... ah … nos lo pasamos bomba, hablando y hablando de los viejos tiempos, de la envidia de unos y del arrebato de otras cuando, en una de esas escenas, recordábamos como en una lluviosa tarde de abril decidimos escaparnos de la clase de Estabilidad para tomarnos un suizo en las proximidades de la Plaza San Jaime y todo el mundo creyó lo peor.

Ahora, hoy, Lola parecía una arrogante modelo vintage, su cara cruelmente arrugada de tanto y tanto tumbarse al  sol, sus inconfundibles gafas de sol Evasión de Louis Vuitton, su larga melena, su muy esbelta figura y su especial encanto de mujer segura … hacen de ella una sesentona de extraordinario buen ver. Se lo digo y se ríe, pero no puedo dejar de preguntarle por él, su amor, su Manuel, aquel joven que conoció en la Barcelona universitaria del 66 y que tantos problemas le daba y que a punto estuvo de dejarla en aquel 99 ibicenco en que nos reencontramos. Lola dejo de reír, se puso muy seria, sus ojos azules  se tornaron como el cristal de las ventanas en lluvia, su gesto se volvió agrio mientras clavaba su mirada en el suelo, pero de inmediato los fijó en los míos y con tono suave, tierna mirada, voz imperceptible y una forzada sonrisa, como suspirando, me ha dicho: “Se fue, Enrique, sí, se fue. Me lo advertiste, una noche que pensaba viajar a  Palma, cambié el rumbo por motivos profesionales y cuando llegué a casa, él estaba en la cama con una de mis mejores amigas y no estaban, precisamente, contando cuentos. Ahora vivo entre Barcelona, Palma, Ibiza, Valencia y Murcia, según me reclaman los proyectos. No quiero dejar de trabajar nunca …”. Estuvimos más de dos horas hablando y hablando de casi todo y de casi nada.

Lola ha terminado contándome que estaba en Benidorm porque tenía la esperanza de encontrarlo a él allí, en el lugar donde solían venir de vacaciones pues sabía que él nunca estuvo ni quiso a otra más que a ella … Lola, lloraba mientras me lo contaba … y yo le di dos besos porque encontrar personas así que amen como nadie lo ha hecho jamás no es una cuestión de suerte, es un milagro. Nos hemos dado un  largo abrazo … muy largo y nos hemos despedido cruzando nuevos teléfonos, direcciones-e y otro par de largos besos. Al verla marchar me he dado cuenta de que me encanta ser así, como soy … me encanta tener o haber tenido, amigos como Lola, gente con alma, gente que siente … gente.



8 comentarios:

  1. Un relato pleno de emociones. No se si real o no, pero es lo mismo... Transmite emoción, y eso es lo importante

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ildefonso, para mi también fue un encuentro muy emotivo ... vibrante.
      En cuanto a lo de la veracidad te diré que loq ue dijo Ana María Matutes ... “Y me permito hacerles un ruego: si en algún momento tropiezan con una historia, o con alguna de las criaturas que transmiten mis libros, por favor créanselos. Créanselos porque me las he inventado”. (Final de su discurso al recibir el Premio Cervantes 2010)
      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  2. No sé si es real o no, pero desde luego al leerlo me queda el sabor en la boca de que tenía mis ojos posados en líneas muy pero que muy íntimas, Enrique. Casi que por momentos así merece llegar sano y salvo a los sesentaipico, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, Holden. Dicen los viejos que los recuerdos son vida ... yo ya soy viejo.
      En cuanto a la veracidad de las historias recordsré, como lo he hecho con Ildefonso, una frase de la Matutes que, aunque no tenga nada que ver con esta historia, sí con el fondo de lo que preguntas: “El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida porque acaba siendo verdad”.
      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  3. Tu idea de vejez no la tengo Las arrugas son un gesto del sol o de los años Y la mente
    las calenturas que se siguen sintiendo
    la energia de H Clinton con 69
    que quiere manejar a la potencia mas grande del mundo
    Cambia de mujer
    de planeta
    de lugar y
    vuelve a sentirte macho....
    jajaja besitos desde un dia caliente en la
    maravillosa Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu forma de tratar este asunto, querida Mucha, eres siempre genial.
      En mi descargo diré que yo solo hablo de amor eterno aunque solo sea terrenal, nada me ha podido hacer más feliz en mi vida. Sentirlo, apreciarlo y corresponderlo ... un orgullo.
      Un abrazo querida poetisa.

      Eliminar
  4. QUé triste, Enrique, me rompe el corazón, pobre mujer. Es algo terrible.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bella historia de amor no correspondido, amiga celia, pero es un amor que desborda la capacidad de la mayoría de los humanos al entregarse así a él. Amar sin ser amado, una desdicha, seguro, no haber amado nunca, una desgracia.
      Un abrazo, amiga

      Eliminar