a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 28 de julio de 2016

Esta mañana desperté emocionado

501348
Fotografía de Cristina García Rodero
28 julio 2016
Cae la tarde de este feliz jueves. El cardiólogo te ha dicho que estás hecho un chaval y parece que la vida te sonríe más que nunca. Te sientas en un rincón y pasas por el escenario de la imaginación todo lo que te ha hecho feliz. Bueno, un inoportuno resalte en el pavimento hizo que besara el suelo como el mejor Papa, pero eso solo provocó, tras el primer desánimo y alguna risa nerviosa, una renovada ansia por alentar el fuego de los deseos como fuente de energía necesaria para conseguir que el cuerpo levante el ánimo por encima de sus posibilidades, como consigo a diario. Sigues intentando alentar a las células que siguen vivas y que pretenden dejarte en la estacada, día a día, cada día, un poquito más.
Las limitaciones aumentan a una velocidad inapreciable aunque imparable, pero nada comparable con la necesidad de mantener la vida en un estado y condición lo suficientemente digna para que sea soportable. Ese será el secreto, sí, o eso creo, pero aún y así, voy a repetir aquí ese gran mensaje de mi querido Benedetti:  
Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Soñemos con que el día sea feliz y acabará siéndolo … o no, lo importante es que ella siga aquí, conmigo.





enriquetarragófreixes




6 comentarios:

  1. Buenísimo Benedetti, y tú tienes toda mi admiración. P´alante que si no puedes tú no puede nadie!
    Un fuerte abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia ... eres un ángel.
      Un abrazo muy fuerte, amiga.

      Eliminar
  2. ¡Hurra por ese comentario tan majo del cardiólogo! Si es que ya sabía yo que estabas como un zagal. A seguir (y con salud) muchos años, ¿eh? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí esyoy, amigo Holden, apartado de las autopistas, del ruido y ... "de las fiestas". Todo un calvario para mi. Mañana quizás vaya al Ateneo ... eso siempre reanima a cualquiera y a cualquier hora.
      Un abrazo amigo y gracias por preocuparte por mi.

      Eliminar
  3. Ese es el trabajo más importante que deberíamos tener todos cada mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Benedetti, grande, siempre, amiga Tracy, y sí, escoger qué clase de día voy a tener todo un placer inesperado e impagable.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar