a:hover { text-decoration: underline;

martes, 19 de julio de 2016

Seguiré rezando y confesándome ante mis iconos más temidos


image

19 julio 2016

Hace ya algo más de un mes, (lo expliqué en Cuando podamos ... donde vosotros queráis), me robaron los perfiles de casi todas mis cuentas en Blogs, Redes Sociales y similares, y con no poco esfuerzo y ayuda de casi todas las redes, excepto WordpressLinkedin y Tumblr, (ésta a medias), que me dieron su callada por respuesta, he ido a través de su escaso pero útil, consentimiento - y de mis copias de seguridad celosamente guardadas - reponiendo las cuentas y la mayoría de los artículos y bloguerías publicadas a través de los más de nueve años de historia virtual creada con mi teclado. Aunque os resulte pesado y aunque aún me queda mucho por reponer, no he vuelto a escribir en serio desde entonces, aunque es cierto, también, que eso ha venido o vino,  acompañado de un importante bajón de salud que no me ha ayudado a ello. No obstante sigo reponiendo artículos antiguos que voy recuperando, reparando y publicando en Google+, con el advertimiento de Recovered o Recuperado y en este enlace …




y, también, en Twitter



Lamentaré hacerme pesado si me repito, por eso deseo que me sepáis disculpar. Mientras tanto seguiré rezando y confesando ante mis iconos más temidos, me dedicaré a mis misas, a suspirar ante lo que ya empieza a ser una costumbre en mis chats de amigos del ayer - que parecen más bien páginas de necrológicas -  y a mis charlas en off con mis deseos, mis lamentos, mis ilusiones, y hasta con alguno de mis galenos más odiados aunque, sin embargo, sean amigos y aunque ellos, siempre tan soberbios y sabios, no lo sepan.

Pasad un buen verano, yo iré abriendo la luz por si hay alguien por aquí y, también, por si tengo que regar las flores que ya necesitan un apoyo moral y un teclado animoso.

Como diría alguno de esos inevitables ejecutivos cuarentones que suelen aparecer por mi piscina y que suelen mirar al vació como si todos fuéramos invisibles: Happy summer.



6 comentarios:

  1. Enrique, qué alegría verte por aquí. Verás, no sé por qué yo que he seguido todos tus posts, creo, no vi ese en el que contabas lo de los perfiles. Me parece horroroso. Tampoco sé por qué no veo cuándo publicas en google + , voy a ver si lo soluciono.
    Lo importante es que estés bien de salud. Lo de las cuentas, parece que les ha pasado a más de uno, da miedo.
    Besos y me alegro de tu vuelta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia. la informática es un mundo, a veces, perverso.
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  2. Las jugarretas de la tecnología, amigo mío, son de lo más exasperantes. No solamente se pierde o esfuma trabajo, sino también el cariño puesto en las letras. Aquí estaré tras el verano, comentándote a tu paso. Arriba el ánimo y recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Censura, el disgusto de creer que todo estaba perdido, al principio de tener conocimiento del desastre, fue tremendo. Ahora empiezo a creer que solo hay una cosa que no tiene remedio y no hablo de la verdad.
      Un abrazo amiga y gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  3. Buenos días Enrique, que bueno volver a leerte aunque sea de una forma que al menos ami me despista, no acabo de entenderte, al parecer no atraviesas tu mejor momento, bueno, un tropezón lo tiene cualquiera, a veces es hasta necesario para volver a andar derecho. Cuando vamos al médico, nos sinceramos co él, le congamos la verdad, solo así nos podrá ayudar y recetar, no crees que hemos de hacer lo mismo en relación a los círculos de amigo?, no, no me contestes, ya se que tiene su negatividad contar nuestras dolencias a los demás , es una duda que tengo, solo ha sido una reflexión en voz alta. Sea como fuere espero volvamos a sonreír a la vida, ya sabes. hasta los 100ipico!!
    Una brazo i...endavant!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, lo negativo se queda en la intimidad y en el anonimato, no las evidencias, no obstante, eres un gran observador y sabes de que hablo.
      Un abrazo fuerte y sí, fins els 100ipico

      Eliminar