a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 9 de septiembre de 2016

Morirás sin apenas vivir el otoño próximo


09 septiembre 2016

Me senté frente a él e inmediatamente empezó a contarme cosas ... sus cosas. Igor, (Aigor para los amigos), recordaba sus tiempos en la Rusia más fría y tras un par de copas de Ron Barceló a pelo, contó que había dormido en un apartamento de El Campello con una chica de Rumanía que sirve copas en un bar de lucecitas en la carretera a La Vila ... "casi me muero, Enrique, pensé que era como la hoja de un árbol. La chica que es poeta y escritora de profesión, al margen de sus alegrías nocturnas, me dijo: "Aigor, tú eres para mi como la hoja perenne del árbol de mi jardín ... nunca verás el final del otoño" ... y yo me acongojé tanto que salí corriendo sin apenas despedirme. Lo peor fue que al salir pasé por delante del dichoso árbol y me vi allí ... colgado por los pies. ¿Será una premonición, Enrique?"

Cogí a Aigor por los hombros, le dije ... ¡mírame, Aigor! ... ¡no bebas más, leñe!  - Entonces Aigor se puso a llorar y a soltarme baba y lágrimas en mi hombro pues se abalanzó sobre mi como pidiendo un abrazo ante el que yo, lógicamente, no pude negarme. Cosas de la madrugada ... quizás deba madrugar menos.




Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes



No hay comentarios:

Publicar un comentario