a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 2 de septiembre de 2016

Vi a una niña llorar y ... eso que dicen de que tiran más que dos carretas



Imagen de internet

02 septiembre 2016

Uno de los más jóvenes y activos tertulianos del café de las madrugadas de hoy, hacía guasas constantes sobre los políticos de casi todo el mundo, pero lanzando sus más precisos puñales semánticos contra los más derechones de esta tierra aún llamada España. Sucedió lo previsto: surgieron las dos Españas de inmediato y por poco no llegan a las manos los defensores de cada uno de los dos bandos al grito de  ... "Vosotros los viejos sois unos corruptos resentidos, inútiles y unos fachas" - unos - y "Vosotros farsantes y mangantes perroflautas de la basura,  habéis empezado a tocar poder en los Ayuntamientos y ya estáis montados en la soberbia, el favoritismo, el enchufismo y en el todo es de todos pero sobretodo de lo que no tengo" - los otros.

Una de las lindas y jóvenes camareras que la Loli ha contratado para atender al personal extra vacacional, este verano,  nos pide a todos que bajemos la voz que éste es un local serio y no una verdulería. Y al darse la vuelta, muy cabreada ella, con su bandeja en mano, su corta falda y su espalda al aire, y mientras contornea su colita a su ritmo caminante, consigue que todos y todas se callen. Viene la Loli y me dice ... "¿Te das cuenta de cómo sois los hombres, Enrique? ... si a cualquier guerra hubieran mandado fuerzas de interposición con soldados como esta niña, la guerra no hubiera ni empezado, solo sillas hubieran hecho falta ... ya sabes, como dice el dicho: más que dos carretas".

Pero apenas la niña de la bandeja desapareció de la escena, la cosa continuó pero ahora con tono festivo pues la Loli, muy hábil, aprovechó el momento para sacarle a Arturo, (que tiene mucha pasta y que está colado por sus huesos), a que invitara a todos a una copa de Absenta ... "¡¡Venga chicos, que ya es viernes y Arturo está que se sale y os invita a todos!!"

Y mientras el jolgorio se instalaba en la sala y yo iniciaba mi huida, vi que en la mesa de la entrada había una preciosa niña, con su joven mamá al lado, que, con el desayuno continental sin tocar ante ella, estaba llorando desconsoladamente. Le pregunté: "¿Qué te pasa preciosa?" ... y su linda y bella mamá me contestó por ella: "Le asusta el griterío de los mayores, no lo entiende ... y que hoy es su primer día de Guardería". Les dije adiós con un gesto y al cruzar la puerta de salida del Ateneo me quedé paralizado, pensativo ... me acordé de tantas y tantas cosas que guardo en mi memoria y que ya parecía haber olvidado que ... bien, todo bien, solo felices recuerdos de un duro aprendizaje vital.





Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes



6 comentarios:

  1. Bello muchacho el texto No agrego mas ya que esta perfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mucha, pero la perfección está más cerca de ti y de tu forma de ser que de mis letras.
      Un abrazo de sábado

      Eliminar
  2. Bello muchacho el texto No agrego mas ya que esta perfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mucha, pero la perfección está más cerca de ti y de tu forma de ser que de mis letras.
      Un abrazo de sábado

      Eliminar
  3. No cambia, nada cambia, es vergonzoso que no se haya aprendido nada, ni de una guerra.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, querida Celia, tu comentario es todo un resumen y un motivo más para una obligada reflexión que por aquí siempre se olvida.
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar