a:hover { text-decoration: underline;

martes, 7 de marzo de 2017

La Inocente broma de dos niños a su profesora, broma que nos hizo llorar a todos


07 marzo 2017
.

Hace unos días una noticia recorrió de modo incendiario la Red y que pasó bastante desapercibida por la mayoría de los medios de comunicación tradicionales o por lo menos los que lo hicieron quizás no supieron darle el protagonismo que una noticia así pudiera representar para los que de modo tan traumáticamente deshumanizados vivimos en nuestro día a día. La historia era y es, tremendamente sencilla de contar:
  • Dos niños de cinco años, uno rubio como el oro, otro negro ébano, deciden gastarle una broma a su profesora.
  • La broma consistía en que los dos se presentaran ante su profesora con el pelo cortado al cero para que así no supiera distinguirlos.
A mi, que ya la había visto en mi tradicional búsqueda de noticias poco habituales para guardarlas, ver la noticia puesta en una parte final de las telenoticias del día, me hizo levantar la mirada y me impresionó aún más ver su contenido y el emocionante final, parecía como si el mundo internáutico y el informativo tradicional se acabasen de conocer. Me emocionó claro, como no, saber que la existencia de la pura inocencia, de unos niños en este caso, era motivo suficiente para ello. Y es que, a veces, esos niños, con su santa y pura forma de ser, nos enseñan tanto como nosotros quisiéramos hacerlo con ellos ¿Qué nos pasará que a medida que crecemos esa inocencia, poco a poco y desgraciadamente, se convierte en maldad?

Os dejo el vídeo: 





enriquetarragófreixes






8 comentarios:

  1. Lo vi el otro día y me encantó. Ellos, los niños, siempre dando ejemplo a los mayores. Ah, y me ganan hasta en el parchís. Buena tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiéramos ser siempre niños o hacer como Benjamín Button

      Eliminar
  2. Es maravilloso, la pena es que no sea lo habitual en el mundo adulto.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ellos no ven a diferencia por eso deciden pelarse.
    ¿qué pasa cuando nos hacemos adultos?

    ResponderEliminar
  4. Ah, sí, lo vi y es precioso.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar