a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 10 de abril de 2017

Vida, orgullo de supervivencia, y esa olvidada generación de héroes del ayer cercano


10 abril 2017

Incluso en La Huerta de mis malas noches, hoy todos estaban hablando de lo efímero que es eso de vivir visto como murió ese encanto de mujer y de política para un voto noble cual fue Carmen Chacón que murió ayer a los escasos 46 años de una vida llena de futuro, de amistad, de proyectos, de una feliz familia, a la que solo su mal corazón la llevó para siempre al reino de los justos. Los más agrestes y rústicos compañeros de café madrugador, parecían devorar las páginas de los periódicos del día con las noticias de la linda desaparecida.

Pero la sorpresa surgió cuando al fondo del Ateneo Huertano, en la mesa de los prostáticos, (junto a los lavabos y bajo la inmensa fotografía de algún antepasado con mostacho del primer poblador y fundador del asunto), estaba la niña de las rebeldías cinematográficas, la reportera del canal local que aún pretende hacer el casting para seleccionar a los nuevos ídolos del mundo televisivo de la noche de los viernes con un abrasivo programa-reportaje- denuncia, en un orograma con un nombre muy progre de "El mundo de La Huerta, su evolución y adaptación a la morfología urbana del siglo XXI", que también estaba leyendo, (de un modo extremadamente sensual para mis jóvenes veteranos de La Huerta), la prensa económica en un alarde de dar a conocer lo que realmente debe importarnos a la hora de saber como saber captar las noticias que pueden cambiar nuestro mundo. Ella a sus jóvenes cuarenta y dos, (según le confesó en momentos íntimos al Luisin, que es el biznieto del fundador del local y que, el tal biznieto, como buen machito,  sólo contó tal intimidad a siete u ocho íntimos), se mostraba libertaria y despreocupada por las poses en su forma de sentarse, de vestir y de hablarle a los rústicos de mis amores, haciéndolo como si estuviera sentada en el mismo Regine del más atrevido Montmartre parisino, lo cual, sin poder evitarlo, provocó la atención de mis Huertanos a los que se les acabó la pena del día por la atracción a la viva cuarentona del Casting. 

Lo mejor, (no obstante la pena del día y la sensual actuación de la niña del casting),  fue que mis rupestres y nobles amigos del mundo Huertano, elevaron su ánimo por culpa de ambos sucesos y al grito de "Acho, niña, yo no te pregunto de ande vienes, yo te pregunto ¿Ande vas?" ... y al tono y ritmo del "Clavelitos" de siempre, se pusieron a cantarle a la atractiva y sensual cuarentona, (apoyados en la guitarra del niño del Abel, un músico de pro y rock mal entendido en el terruño), que a mi me llevó a la mayor de las emociones al ver con cuan poco se levanta el ánimo de unos adormecidos y jóvenes setentón es con tan sólo darles un poco de ilusión ... y de atención.

Luego hubo de todo, chupitos de Anís del Mono, danzas regionales, cantos hebreos, besos de amigo, abrazos no pasionales y hasta un baile con el "Pasito a pasito" del tal Fonsi, siendo la del casting, el centro de atracción populista de mis huertanicos de hoy con sus contorneos bailongos, contorneos al que todos se unieron como un brindis al sol de una generación de héroes que nunca ostentarán medalla alguna de haberlo sido, menos para mi y para muchos de mi generación de los 40 que siempre seremos devotos de su esfuerzo por hacer de éste, nuestro País, el de nuestra orgullosa y, a veces, olvidada esencia.



Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes




6 comentarios:

  1. Siempre es el dichoso tiempo. Ese hacia dónde vamos, ese donde estamos y ese que nos levanta a la más mínima, al menos a las que como yo el tiempo ya es solo importante para conocer dónde estoy ahora y tal vez qué haré mañana…como mucho prever. Y tú según observo en tu más cotidiana esencia, esa que a través de tus palabras nos haces siempre vivir. Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga María Paz. Esa esencia de la que hablas, me la insuflaron de chico y ahora no puedo impedir que fluya pues es cuando más la necesito.
      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  2. Yo también he sentido la muerte de la joven Chacón. Transmitía fuerza y convicción; y se veía que era una buena chica.
    Ay, el casting de la huerta. Qué bonito alegrar así la mañana, después de tenerse que levantar por lo menos una vez por la noche, con lo bien que sienta dormir a pierna suelta.

    Que tengas una feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfonso, feliz tarde ... ya de martes.
      N: Madre mía, cuanto retraso llevo con mis obligaciones-e.

      Eliminar
  3. Descanse en paz, era una buena mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí, amiga Tracy, a mi me caía muy bien pero, ya sabes, pasará pronto y su recuerdo se quedará en el olvido ... aquí y ahora, impera eso de "el muerto al hoyo y ekl vivo al bollo".
      Feliz tarde

      Eliminar