a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 10 de junio de 2017

Gente que vale la pena ... "no fracasaré, no me lo puedo permitir” …


Fotografía de Billy Kidd


10 junio 2017


Se me ha pasado el día volando. Hoy he decidido no acostarme con la lectura de las noticias que acaban burlando mi inteligencia y la de todos, supongo, y me he dedicado a dar una conferencia, mañana y tarde, sobre el “Esoterismo empresarial”. Charla, copeo fino, algún canapé, solo de vez en cuando y, en general un día feliz. La crisis ha dejado de flotar en el ambiente, todos los presentes eran gente arruinada pero, curiosa y extrañamente, mantienen su status. “La intelectualidad y si es la empresarial, mucho más, no duerme sin hacer daño, solo se trata de emprender sin preocuparse por las heridas que se provoque a los demás en el camino”. Esa era una de las conclusiones que aportaba uno de los ponentes y no me preguntéis los detalles porque casi me duermo, pues la ha soltado después de comer y una de Economía Empresarial pija, mal compartida y peor explicada, no es algo a lo que te puedas ceñir cuando ya tienes muchas canas y pocas ganas de salir en la foto.

Pero lo que realmente me ha preocupado es que, entre hora y hora de actuar, me he acercado a ver a la Matilde, que ha montado un Bar, al estilo del de la Loli,  y ha puesto a su joven hija, que tendrá unos treinta, al frente del negocio, la cual me ha dicho, mas o menos,  al punto de servirme el cuarto 80/20, con sacarina, del día:
Enrique, no temas, nos saldrá bien, ya conoces a mi madre, pero a mi muy poco. He puesto todas mis esperanzas en este negocio, he dejado a mi marido en casa para que se cuide de los niños. Vengo a las seis de la mañana, hago cafés, desayunos, comidas por 9 € al mediodía, carajillos y cafés cañeros hasta las siete y al atardecer sirvo copas hasta que hay gente. Llevo tres semanas y estoy felizmente agotada pero muy contenta, cada semana me ha subido la caja un 50%. No, Enrique, no saldrá mal, no estoy dispuesta a ello, si no entra gente, abriré de madrugada, cambiaré el menú, pondré maría en el café, haré lo que sea, pero no fracasaré, no me lo puedo permitir” …
Tras unos segundos de silencio y mientras apuraba el café, me he levantado y le he dado un abrazo que casi me cuesta la vida prostática pues con la barra de por medio me he dado un golpe que … me encanta conocer gente de los que vale la pena apoyarles y hoy ha sido así.

Feliz sábado, amigos, sí, lo será.





2 comentarios:

  1. Esta gente es la que vale la pena, a la que hace falta apoyar aunque desgraciadamente muy pocas veces sea así, la que lucha, la que se esfuerza, la que no se rinde, la que siempre ve el vaso medio lleno. La que emprende tal vez sin conocer el término startup...solo el trabajo, trabajo y trabajo. No hay más. ¡Ah! Y tú animando como siempre. Y como me hubiera gustado asistir de "strangis" (no sé si se escribe así) a tu conferencia. Feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo íntegramente tu comentario, amiga Paz, en lo de apoyar a este tipo de jóvenes que entienden que solo el esfuerzo, la dedicación y la responsabilidad llevan a buen puerto la vida profesional y social de cualquiera que se empeñe en ello.
      Feliz sábado, yo ya estoy en ello, en que lo sea.

      Eliminar