a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 28 de junio de 2017

La Carne y el Deseo


Fotografía de Taka Mayumi

28 junio 2017


- Dicen que el amor es algo que sientes mucho mas cuanto más solo estás, cuanto más oprimida tienes el alma y cuanto más ves que nada puedes hacer para remediar el dolor de ese ser que te ha llevado la vida al supremo arte de querer sin más, sin pedir nada, sin nada que reprochar y con mucho que agradecer y sentir. 

- El verbo se hace carne cuando el deseo se transforma en algo útil o inútil, según te asigne tu más escrupuloso deseo de vivir sin rumbo fijo. La carne se hace pecado cuando no hay amor, pero el deseo no es más que un amor espontáneo, lleno de vida y de fuerza mental, sin importar edad ni condición. La carne es el pecado, es la vida y la muerte, solo una fina daga justiciera las separa, vida si hay amor y muerte si solo hay carne. 

- Muero, pues, por la carne y vivo por la vida que nunca sabré si la viví como debiera o como debiera haberla vivido. Nada temo, nada pido, solo la carne me impone el respeto al deseo que existe de que ese amor se convirtiera en carne y así se hizo y no volvió aunque, quizás, lo hizo sin que yo me diera cuenta. 

- El amor prevalece, el deseo también, la vida es un eterno sufrir por lo que debieras hacer y por lo que haces, por lo que amas y por lo que deseas. Solo cuando todos esos deseos se encarnan en un solo ser puedes aspirar a dormir en el santo sepulcro de los sentimientos encontrados. 

- La carne pudre a la carne, el sentimiento alimenta la vida, el deseo de vivir , de amar y de sentir es solo cosa de imperfectos seres que solo buscan sobrevivir a sus pecados, la vida es lo perfecto, a esa me aferro, solo a ella quiero y por ella dejaré que se pudra mi carne en el deseo, en su deseo.


Nota: Esta atroz bloguería, solo la pude escribir en momentos de éxtasis venial y de malograda juventud. Esta nota la firmé hace ya más de veinte años y, como no, la pongo aquí porque la siento muy, muy, actual o eso dicen la mayoría de mis amigos a los que se la he leído y que han acabado regalándome, como siempre, ellos tan cultos, con un ... "Enrique, cada vez nos gustas más por lo bien que te explicas, olé tus huevos, mi niño" ... y cosas parecidas de, también, sonado y excelso gusto.







6 comentarios:

  1. Un ole y un buenos días como una casa. Con solo leer la primera frase ya estaba casi casi averiguando el resto. No le hace falta título, ya lo tienen tus letras y como todas las cosas buenas van mejorando con la edad. Me quedo con el amor, con el deseo y con la carne así por ese orden. Lo demás viene solo porque el sentimiento no es solo para imperfectos, es para aquellos seres sensibles que ven un resquicio de felicidad en cualquier cosa que les rodea y tú eres uno de ellos. Agradezco a la tecnología el día que encontré tus letras por ahí y me enamoré de ellas, mejor dicho me viste tú a mí, nos saludamos y ahora pongo una frase que utilizas con asiduidad..."hola que tal" ..."¿como estás? Muy bien sabiendo que estás ahí al otro lado de la frontera. Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, amiga Paz, haces que mi autoestima, a veces en franco retroceso, suba y suba por encima del 100.
      Mil gracias y feliz día.

      Eliminar
  2. Amor, deseo, carne, pecado, vida...madre mía que cóctel tan complicao, me veo incapaz de decir algo coherente. así que, buenos días Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hago lo mismo, amigo Toni, buenas tardes y feliz Tom Collins

      Eliminar
  3. Estoy como Toni me has dejado mareada en realidad ...disfruto el dia y te dejo un abrazo alado

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor, amiga Mucha, es tomarse una ducha fría, antes y después ... del baño, espeja la mente y aclara las intenciones.
    Un abrazo muy fuerte, querida poetisa de América

    ResponderEliminar