a:hover { text-decoration: underline;

martes, 27 de junio de 2017

Hola Macra - ¿Y tú quien eres?


viejitos tiernos

27 junio 2017


El tema de la Noche, ayer, en nuestras Conferencias para el Olvido, era el de la Enfermedades Degenerativas, por lo cual y sin duda, para mi era una noche especial. Uno de los asistentes, joven acompañante de uno de los habituales, algo groseramente, contó que no entendía nuestra preocupación por el tema y el egocéntrico comportamiento que muestran todas aquellos que dicen o creen, sufrir alguna de las calificadas como tal, una vez que, implícitamente, el cuerpo humano, por su propia concepción, se degenera con tan solo el discurrir del tiempo. Hubo sus mas y sus menos, como no, pero a mi, especialmente, me cautivó un ya muy maduro joven, un viejito como él se definió mas tarde, nacido en tierras de la Pampa, en San Miguel de Tucumán, estandarte de su Independencia Patria, que en plena vorágine hizo que todos callaran exponiendo en un emotivo relato, su caso, lo que hizo, como buen argentino, con esa dicción, tono y gesto que les caracteriza, cautivando nuestra atención, apagando nuestra alma de lo que menos necesita, siempre, nuestra oscura pretensión humana que no es otra que nuestra propia soberbia. Adalberto, que así se llama nuestro viejito, nos contó, mas o menos, (grabé su intervención),  que …

“Creo que ustedes no saben apreciar el don del que posee esa enfermedad de la quieren hablarnos hoy. Macra, mi querida esposa, tiene Alzheimer, declarado desde hace, ya, cuatro años. Actualmente no me reconoce y mi reto es enamorarme de ella cada día y a su vez hacer que ella se enamoré de mi. Tras cuarenta y nueve años de matrimonio, nunca pensé que llegaría a ser tan feliz, ni que ella lo fuera a serlo tanto como lo es, ahora, cada día. Ustedes, hablan y hablan, de sus males sin importarles nada lo que les sucede a los demás. ustedes anteponen el yo a todo. No hay mas que oírles. Todos empiezan a hablar con la palabra Yo en la boca y en primar lugar. Yo creo ….., yo digo ……… . Aplíquense en atender el mal de los demás por encima del suyo propio. Ustedes no tiene una enfermedad, ustedes están enfermos pero no lo saben, ustedes están enfermos por ausencia de amor. Cuídense.


Luego, en los cafés, el viejito nos contó que su mujer no se llama Macra, se llama María, pero que le llama así porque eso es lo que para él representa: Macra quiere decir, LA QUE ENGRANDECE.


PD: Esta historia es absolutamente irreal y lo que cuento solo existe en mi imaginación o quizás no, no lo sé, en cualquier caso es una historia que a Macra le gustaría que fuese contada.






6 comentarios:

  1. El viejito, estando sano, también dijo: "(yo) creo que", por tanto contó "su enfermedad" y se engrandeció ante los auténticos enfermos.
    Has presentado una bella paradoja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Luisa. A mi estas historias, pssssss, cuando las escribo, me hacen llorar.
      Feliz noche

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hay muchas así, amiga Tracy, que son para que las tuviéramos siempre en cuenta en algunas decisiones de nuestras vidas.
      Feliz martes

      Eliminar
  3. Una enfermedad muy cruel que nadie imagina hasta que no la padece alguien próximo. Yo la he presenciado en un familiar cercano y querido. Dicen que hay síntomas, yo no me di cuenta o será que estamos absortos en otras cosas. También es posible que estemos enfermos por eso, por la falta de amor y ese motivo podrá estar en horas bajas, pero jamás se olvida. Ni por la persona que lo padece ni por aquella que ha de cuidar al enfermo. Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, nosotros, también la hemos sufrido en casa y te puedo asegurar, como tú bien dices, que es una enfermedad muy cruel ... terrible, y lo que es peor, es el maltrato que la enfermedad destina a quien cuida de los enfermos.
      Un abrazo triste, amiga Mar

      Eliminar