a:hover { text-decoration: underline;

martes, 25 de julio de 2017

Morirse, una opción interesante ... según


Imagen. Antonio Mora


25 julio 2017

“Escuchado en un mágico lugar que ahora o recuerdo ni donde, ni cuando, ni por qué”.

No sabía muy bien por qué vivir.  Me había convertido en un parásito, sin utilidad alguna para nadie. Mi cuerpo se había desplomado, mis neuronas musculares agotadas buscaban lugar en seco y mi deriva era como la del Titanic una vez rozó ese maldito iceberg asesino. Tampoco nada que hacer, nada que decir que alguien quisiera escuchar, nada con lo que soñar … me había convertido en un ser invisible para quienes no tenían obligación de contemplarme y una carga estúpida, un viejo plomizo, un “palizas”, para quienes debieran sentirse obligados a prestarme atención aunque solo me aguantaran para saber si su herencia peligraba o se consumía indebidamente ... o en que plazo quedaba disponible.

No tenía objetivos, ni deseos, ni juegos prohibidos a los que recurrir, ni copas que tomar, ni comilonas mensuales que celebrar con aquellos que un día dependían de mi favor o de mi amistad. Todo estaba prohibido. Mis amigos, por llamarles de alguna manera a los conocidos, se estaban muriendo uno a uno con uno u otro mal, la vida era una verdadera mierda y una buena mañana, sí, una de esas en las que tienes que ir al médico, no por decisión propia, sino por la de alguno de todos aquellos que necesitan que hagas gasto en un hospital privado y quieren que te hagas unas pruebas para saber que te queda de vida, decidí plantarme, sí, decidí no ir a ninguna parte, bueno, a ninguna parte no, decidí morirme … y me morí.

Ahora estoy genial, ya nadie me dice lo que tengo que hacer; puedo tomar café sin que me llamen la atención; Dios es un tipo de puta madre, me lo permite todo incluso que sea catalán pero lo hace con la condición de que no sea separatista de mierda; ahora puedo comer arroz a banda como un verdadero cerdo con cucharas llenas en lugar de “a poquitos” como correspondía a un viejo de mi culto social; puedo beberme una Paulaner de dos tragos sin que nadie me diga … “Un día te va a dar algo”; puedo darle al tetrabrick de la leche de soja bien fría sin que me reprochen eso tan conocido de … “esa forma de beber de un trago y de la nevera, te va a matar”; puedo ir a descargar mi próstata a cualquier inodoro con tapa subida sin tener que sentarme ni preocuparme por el chorreo que “dejas alrededor de la tapa y del suelo”; puedo quemar las tostadas y comérmelas sin que me digan que me da a dar un cáncer de páncreas; puedo tomarme dos cubatas de Bacardi-Cola sin que me digan que me da a dar una neurosis encefálica; puedo hacer fotos a mi gusto a cualquier hora y en cualquier lugar y posición sin que me digan … “Estás haciendo el ridículo con tanta foto inútil, además no te sale ni una bien”; puedo, por fin, ponerme las camisas por encima del pantalón sin que parezca un camarero de restaurante barato o un viejo casposo; puedo reírme de cualquiera o comentar cualquier cosa de cualquiera sin que me reprochen que … “Ya has metido la pata como siempre”; puedo opinar sobre las cuestiones del ladrillo sin que ningún ser cercano me tenga que decir que no tengo NPI pues ayer en un programa de la Cinco han explicado como se reparan las grietas de las paredes de casa, obviando mis largos años en la universidad del ladrillo; puedo … puedo … puedo hacer tantas cosas que si lo sé, seguro, me muero antes.

Si estáis como yo, no lo dudéis, morirse es una opción aceptable, es la más sensata una vez agotadas las del darle sentido a la vida.

N: Esta declaración nada tiene que ver con la realidad de ser vivo conocido alguno y cualquier parecido con alguno de ellos es una pura casualidad.

+N: Oído en una taberna de barrio donde solo dan cafés y tienen inodoros sin tapa para prostáticos ... "Más vale vivir bien para morir mal, que vivir mal para morir bien".






6 comentarios:

  1. Pues a pesar de todo eso, como no sabemos lo que hay más allá de las nubes y aún sufriendo de cerca o de lejos la "cantinela" esa de ...no hagas, no bebas, no debes, mira que,.. creo que se está mejor aquí abajo... de momento. Siempre habrá alguien que rompa las reglas, es parte del juego ¿Estaremos equivocados los demás? Quiero y deseo pensar que no. Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Psssssssssssssss, amiga Paz, yo también lo creo.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  3. Emrique, chico, me dejas de piedra, que forma mas auténtica de decirle adios a la vida si no viviendo!!!!!!!!!!!!! si señor, con dos guevos, bueno uno solo que si no puedes ser que te suba el colesterol! jajajajajajaj!! si es que esta vida es vida mientras vive uno muriéndose, que son dos días! y al tercero....otra vez a vivir, que ruede que ruede, abran juego señores! y usted, si usted, el pasmao que me está mirando, deje de contarse el dinero que le queda en los bolsillos y juegue! a que espera!
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  4. Madremía.... que manía te ha entrado con la muerte...

    ResponderEliminar