a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 26 de julio de 2017

María y su ... "Adiós Enrique"




Alicante - Playa del Cocó

26 julio 2017


- Te planteas una actividad matinal, la programas bien, si, pero siempre la realidad te supera. Hoy, me he acercado a enviciarme y a doparme de las vistas que ofrece la alicantina y preciosa Playa del Postiguet de mis amores y lo he hecho porque ayer un amigo me mostró una foto que me hizo recordar que ya llevaba un par de semanas, al menos, sin acercarme por allí y ahora, al parecer, voy a ir cada día.

- Empiezo aparcando frente a la estación de La Marina, en zona de minusválidos. La señora de Toulouse está sacando del coche a su madre y a su silla de ruedas con una naturalidad y un amor que hace tiempo no veía. Apenas piso el paseo ya empiezo a revivir mis mejores momentos de otros tiempos y ya no puedo parar de hacer fotos como puedo, sin levantar el brazo y a una sola mano.

- Trescientos pasos mas allá, me arranco a subir por el puente peatonal que lo une con la Virgen del Socorro. Allí me encuentro con uno de esos amigos virtuales a los que no gusta de dejarse ver y que yo, como debe ser, respeto su decisión, no sin antes agradecerle que su imagen, hasta ahora virtual, supera con creces a la imaginada en calidad y edad.

Paro en Rompeolas a por mi café cortado 80/20 y allí saludo a otro buen amigo del ladrillo, al que hacía mil años que no veía y al que tampoco le gusta que le hagan fotos: “Enrique, perdona que te lo diga, pero me habían hablado tan mal de tu salud que …” – Jo,  pensé, tendré que anunciarme en el periódico con una esquela en negativo. 

- Pero la alegría de la mañana, con un ligero sabor agridulce, la encuentro llegando al final del paseo que bordea el Meliá Alicante. Ella estaba allí, no me ha conocido, estaba sentada en un banco en sombra. María era la secretaria de uno de los arquitectos mas grandes que jamás haya tenido esta ciudad desde el 78. Ella era la mujer mas eficiente del mundo, era la envidia de cualquiera. María tendrá ahora mas de 80. Desde aquellos felices 80 han pasado, ya, treinta años. Me he agachado, en cuclillas, hemos hablado, no me ha conocido, pero habla por los codos. Habla de cosas que nadie entiende, si, pero se le ve feliz. Por contra y de forma repentina, me habla de sus aparejadores, del Lassaletta, de los proyectos presentados sin visado todavía y todo un sinfín de problemas que María ha sacado del arca de su memoria de modo repentino e inesperado. Ella está guapísima, como siempre, y me ha puesto los sentimientos a flor de piel pues, de golpe, se ha adelantado de su asiento para darme un beso en la mejilla como si de una niña de quince años se tratara. Casi me caigo pues mi estabilidad en esa posición, no es, precisamente, la de una patinadora. En ese mismo instante una guapísima y joven mujer aparece junto a nosotros y le dice: “Mamá, estás bien” y sin mediar palabra alguna la ha cogido del brazo, sin más, y se la ha llevado paseo abajo, en dirección al Postiguet. "Adiós María", le he dicho, y ella se ha vuelto y de modo muy recatado me ha dicho; “Adiós, Enrique





Los Blogs de Enrique
(Cliquea sobre cualquier cuadro para ir a la web)

 image   image
imageimage
 

4 comentarios:

  1. Adios, buenos dias, perdón, con permiso y las amistades reencontradas...motivos para un día más volver a recordar lo que fuimos, lo que nos pasó y quienes estuvieron. Hoy, a tenor de equivocarme... ni las gracias. Existen, no digo que no, pero hay que buscarlas con lupa. Feliz miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será ley de vida, egocentrismo o eso de a mi que me importan los demás y a quien le debo algún favor, pero así es, amiga Paz, gracias... escasos.
      No obstante, lo mejor, sin duda, es lo que nosotros creamos que hicimos y que hicimos bien, es como lo que siempre cuento sobre la felicidad pues aquí lo mismo: Lo importante no es haber hecho las cosas bien, que también, claro, lo importante es creerse lo de haberlas hecho bien y yo estoy así, sí, en esa creencia querida amiga.
      Un abrazo muy fuerte de miércoles

      Eliminar
  2. Un texto muy emotivo, amigo... Y que nos hace pensar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo Ildefonso ... pura reflexión junto al mar.
      Feliz viernes

      Eliminar