a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 16 de octubre de 2017

Llegar tarde: ¿Egocentrismo? ¿Mala educación? ¿Síndrome de notoriedad mal interpretada?



Fotografía de Robert Doisneau

16 octubre 2017


La pesadez del día se hace notar en todas partes. Hoy es el primer día del fin del mundo. Tras un largo puente todos vuelven a lo suyo. Unos a la cola del Paro, otros a su peregrinaje buscando quehacer, otros a seguir pasando inadvertidos y la mayoría a comenzar una nueva gran final por la permanencia.
08:45 AM
Caravanón impresionante para entrar a Alicante desde La Playa. Todo el mundo va tarde, cariño, no es que se hayan vuelto locos de golpe, es solo eso, van tarde a todas partes y hoy más, mucho más. Es cierto, a las 08:50 nadie llega pronto, el que mas pronto lo haga llegará a las 09:20 y se las va a tener con su jefe, con toda seguridad.
Por la Derecha:
A la derecha un grupo de coches me van adelantando, pero eso ya lo sé, a mi siempre me toca la fila de los tontos, pero ahí está el primer milagro de la mañana: Van todas con el pintalabios en mano y ojos en retrovisor sin darse golpe alguno, bueno el que casi se la da soy yo por andar mirándolas. “Enrique, cariño, deja de mirarlas que se van a mosquear, ….. mira que eres descarado, a ver si nos vamos a dar un golpe por tu curiosidad”. DM, la mayoría de los coches van llenos de niños con mirada en el infinito, montados en su sillita. “Claro, primero dejan al niño y luego se van a trabajar”. 
Por a Izquierda:
Pero por la izquierda, que también me adelantan, es peor, allí van todos los de la corbata, cigarro inter-dedos y maniobras emocionantes a base de colarse entre coches de carriles contiguos para arañar unos segundos al reloj. Curioso es ver que los de la izquierda no llevan niños y que el asunto de las maniobras a lo bestia de los de ese lado es inversamente proporcional al tamaño y claridad del color de sus coches. Ya se sabe que: Coches negros y pequeños, … peligro a tope. Los veo y me da cierta envidia, jo, yo a su edad no podía hacerlo. El color de los semáforos es algo indiferente para la fauna matinal de las 09:00, carril izquierdo. Lo mejor el sonido de sus radios con su 106,2 a tope y los faros antiniebla a todo gas, eso si impresiona. “Cuidado, Enrique, ese se va a poner en este carril, ya verás”

Es emocionante y hasta divertido lo de hacer carreras matinales con el coche, lástima si a veces te pasa como al de la moto de la curva frente a La Iglesia de La Albufereta que le han planchado el traje  y añicos las maletas laterales, mientras que al del coche que le dio el golpe, negro y pequeño, se le ve desolado. Pobre gente, pero da igual esos son los menos, los demás les pitan para que se aparten, “coño, no ves que molestas”

Llego al sitio y pregunto: ¿Está Juani? 

¿Ha quedado Ud. con ella? 
– Pues sí, a las 09:15 
Siéntese no tardará en llegar 
– ¿Cuanto? 
Ella sobre la media siempre está aquí 
– ¿Pero a qué hora entra ella? 
A las 09:00, pero tiene que llevar el niño al cole y a veces se para en la esquina a por un café 
¿Y su padre? 
Antonio, el padre, ya se jubiló, ahora lo lleva todo ella 
– Claro, su padre tomaba café conmigo, antes de la crisis, a las ocho menos cuarto y eso, "afortunadamente", no se traslada a los genes. Dios mío, que madrugones nos dábamos para nada, ¿verdad? 
Pues no sé, mire usted, yo llevo aquí desde las ocho para adelantar, pero estoy soltera, tengo novio pero está en el paro, dormimos en casa de mi madre,  y yo no puedo permitirme el lujo ni de casarme, ni de tener un niño y ni siquiera me puedo quejar en mi trabajo, pues usted, Enrique, ya conoce lo que es la vida de una mujer en el mundo del trabajo; gana poco y no da problemas hasta que tiene hijos, se queja de todo, empieza a llegar tarde  y más tarde la echan. 
Vale, vale, gracias, seguiré esperando aunque ya sean las 09:37 AM


.
 .


6 comentarios:

  1. Problema generalizado y aún hoy aumentado. Y no es que haya cosas diferentes, son las mismas, pero en lugar de levantarse con la hora pegada al cu...pues hacerlo a las 6,30 para dejar un bebé en casa de la abuela y a las 8 menos cuarto estar en plan de revista, eso cuando pequeño y más mayor enseñarle a manejarse por si solo, con supervisión claro está. Y eso de la conciliación no estaba a la orden de entonces, era desconocido. En fin problemas viejos para gente nueva y sobre todo con ideas muy, pero que muy diferentes. Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso es, amiga Paz, que cuando releo estos artículos, me pare estar escuchando, sin que con otras palabras, a mi mismo Padre.
      Feliz lunes ... yo de lunes viajero.

      Eliminar
  2. Hubo un tiempo, en que incluso no habia relojes, en que la gente era puntual... Pero fue en un tiempo ya olvidado...

    ResponderEliminar
  3. ENrique quería hacer un comentario sobre el mercadillo, supongo que lo hago bien aquí.
    Si, el mercadillo nuestro de cada semana, que no nos falte aunque nos toquen el culo...pero ojo¡ que no nos quiten la cartera....jajajajjaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la llevo de plástico y vacía, amigo Toni, lo importante es que me toquen el culo, por eso finjo llevar cartera.
      Bona tarda

      Eliminar