jueves, 25 de enero de 2018

Vivir la vida no es eso, es mucho más

Publicado el 


25 enero 2018
– Sorteo el dichoso resalte que hay a la salida hacia el garaje y, sí, no tropecé. Hoy va a ser un gran día.
– Nada comparable para poder imaginar que el mundo ha recuperado el ritmo ante mi, cuando bajo los dos peligrosos peldaños que hay de bajada al interior de la Misa de ocho de mi querido Párroco y soy capaz de no tropezar para acabar en brazos de una de las apostólicas y jóvenes ancianas de mi edad, como hago siempre. No obstante, casi me arrepiento de no haberlo hecho pues hoy estaba en ese banco de recogida de mis tropiezos la bella sesentona de rubias melenas, cuasi minifaldera y ojos verdes, a la que hacía mucho tiempo que no veía.
– Finalmente, tras otros andares sin tropiezo alguno, paso por la tienda de Movistar a ver las últimas novedades de los móviles de alto precio y, como siempre, cuando ya casi estoy a punto de pedirme uno nuevo, hago como siempre, me pregunto: “¿Y tú para que coño quieres un móvil de última generación si apenas los usas? … y me voy a la tertulia del kiosco de mi Antonio, el Jefe de Prensa más vivaz que jamás nadie haya conocido y allí tomamos un bendito café de puchero, bendecimos a los que aún vienen a la cita, a las veteranas de buen gusto que compran el “Hola” y hasta hacemos puntuaciones sobre las habilidades de cada uno a la hora de contar historias imposibles y jamás vividas, pero que cada uno cree que las vivió y es que para eso hay que creer en lo que siempre decía mi Madre cuando se sentaba junto a mi en sus ratos de descanso laboral hogareño, en mi infancia y no tanto, para decirme que … “lo importante de ser feliz no es serlo, hijo, lo importante es creérselo”.
– La vida es como quieras que tú sea, es muy agradecida, tanto como el trabajo, si le das te devuelve mucho más.

. .

4 comentarios:

  1. Buenas noches, qué sabia tu madre con sus palabras. Es verdad, podemos influir mucho en nuestra propia felicidad aunque a veces las circunstancias no nos sean muy propicias.
    Tú mismo ves el disfrute en todas esas cosas que te rodean y que quizás otro ni sabría apreciar.
    No sé dónde vives, pero el entorno que nos describes, es entrañable. Tu kiosquero, el cura, la sesenteña, las vecinas...enhorabuena y a seguir disfrutando lo que queda de día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivo en el cielo, Tia Conchi ... es la mejor forma de estar preparado, por si te caes sin avisar y sin que te avisen.
      Feliz noche desde un poquito más arriba de Murcia y de Elche ... en una PLaya preciosa

      Eliminar
  2. Ay, amigo, la vida es demasiado complicada... Demasiado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo parece pero finalmente, cuando ya pintas canas, descubres que lo es y mucho más de lo que pensabas

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/