jueves, 22 de febrero de 2018

El PRP, el culto al body y mis sensuales madrugadas


– Mi cita madrugadora de hoy lo era con quien hace que mi culto al body sea cada vez más necesario y deseado.
– Máquinas silenciosas ante las que ningún músculo resiste la tentación de “meterle mano” y cuerpos armónicos que se mueven al ritmo de la música hoy, curiosamente la del controvertido Canserbero cuyo rap tiene un ritmo tan reiterativo como cadencioso por lo que los más veteranos nos ponemos a hacer el ridículo más bello de nuestra corta historia del culto al body. “Viejos babosos” – así les/nos llama “cariñosamente”, Neli, la cincuentona de Mutxamel – lo cual lo repite a los cuatro vientos del “gimnasio”, pues la cincuentona se viste para la ocasión como un submarinista sin escafandra y con tela cuasi transparente. ¿Podéis dejar de mirarme? – nos dice la niña ante nuestra atenta y poco venial mirada.
– Luego, luego nada, ya no importa, más Nelis, más descansos entre sesión y sesión con charla sobre el lazo marrón de los jubilados y la conveniencia de ponérselo o no, sobre la eficacia de las pastillas para la prostatitis, sobre si la aspirina acaba matando a las estrellas del rock del Ateneo o sobre la conveniencia de aplicarse las infiltraciones del PRP … bueno, sí, luego a codazo limpio sobre quien paga el café a la niña del traje de submarinista y sobre la importancia del COREGA para las relaciones amorosas de los llamados maduros para el sexo fácil.
– Ah, las chicas de edad parecida a la chica del culto al body y sus transparencias, que se mueven como ángeles por las salas del Centro de Transfusiones de San Juan … sí, son unas grandes aspirantes al cielo de los mismos ángeles. Gracias chicas … gracias. .

2 comentarios:

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/