miércoles, 7 de febrero de 2018

Mi farmacéutico y sus bolsas de maiz, Eugenio, El Párroco amigo y … ¡¡¡ Soy Virgen otra vez!!!

Fotografía de Féebrile - Una imagen del todo o nada, perfecto
07 febrero 2018
Nada que decir, nada que contar, así me sentía esta madrugada, sí, me sentía como el protagonista cuasi cuarentón de ese viejo chiste del extraordinario contador de “acudits” cual fue el mismo Eugenio, y que no era otro estado que el de comenzar a hablar a esa cuarentona edad, lo cual hizo al decirle a su madre …
– “Falta azúcar”
a lo que su madre le contestó…
– Ay hijo, pero …¿Hablas?
a lo que el niño cuarentón contestó…
– Claro
a lo que la madre le replicó …
– ¿pero como no lo has hecho antes, hijo?
a lo que el niño cuarentón contestó …
– porque hasta ahora todo estaba perfecto.
… y a mi me pareció que el día comenzaba así, con un “todo está perfecto”, nada que decir, nada que reprocharle a nadie y ni siquiera a mi mismo, en un benévolo gesto por mi parte de no echarme la culpa de  y por nada de todos mis mortales y horrendos pecados cometidos en mi ya olvidada vida anterior a este momento pues mi memoria es selectiva, como la de todos los hombres, es decir: Solo me acuerdo de lo que me gusta recordar y, a veces, muchas veces, incluso, las recuerdo a mi gusto que, como todo el mundo debiera saber, nada tienen que ver con la cruel realidad … o eso creo, o eso me dicen.
… pero no fue así, no, mi querido farmacéutico me dio la buena e inesperada noticia del día, sí, me dio una bolsa para que pudiera colocar allí mis medicamentos con la advertencia de que la bolsa era autodestructible en un plazo máximo de tres meses … era una bolsa no sintética y que estaba hecha con una pasta de maiz … puramente ecológica. Tuve que echarle un abrazo aún y en presencia de su querida y bella farmacéutica, pues la noticia lo requería.
Lo mejor, no obstante, fue cuando fui a confesarme, cosa que hago todo los días ante mi querido Párroco, que al contarle lo de las bolsas ecológicas hechas con maíz me dijo:
¡¡¡Vamos a celebrarlo, pero ya, pues ya estamos tardando en celebrar algo deseable!!!
… y yo le contesté, vale, sí, pero antes quiero la absolución  … y me la dio. Nada como tener amigos en el Clero – pensé.
Por tanto, pese a quien pese y siempre gracias a mi generosa fuente informativa de cada día, hoy, como casi siempre he querido ser, aún y en pecado cuasi mortal crónico … ¡¡¡ SOY VIRGEN!!! … lo cual lo es para mi y para todo cristiano que sepa confesarse a tiempo antes del desenlace final, pues nunca se sabe cuando será ese momento.

..





2 comentarios:

  1. Celebremos, celebremos, que el niño, al fin, decidió abrir la boca...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/