lunes, 26 de marzo de 2018

José, la Huerta y esas relaciones olvidadas


26 marzo 2018
– Me lo encontré tras muchos años de no verle. Mas jovial que nunca, Pepe era uno de esos imprescindibles de cualquier obra de edificación en los 90. Un encargado de obra de los de antes, cuando construir era un lujo y el buen hacer una práctica voluntaria.
– Me habló de pensiones pues su empresa nunca le cotizó por lo que cobraba, de sus hijos, de sus nietos, del amor de su vida que ya murió, de esas obras que hicimos juntos, (una por una), y de lo feliz que es hoy, aún y añorando su profesión y siempre recordando sus momentos al frente de aquellas obras de las mejores viviendas del ayer.
– Un único lamento, la crisis llevó a su empresa a la falsa quiebra de siempre en ese mundo del pequeño, aunque importante constructor local, donde el empresario alega cualquier motivo para no pagar salarios ni a proveedores y quebrar para formar otra empresa limpia y sin deudas. A José esa praxis empresarial le pilló viejo, ya tenía 59 y nunca más se pudo colocar.
– A José la sociedad lo mandó a la vía muerta en plenitud de sabiduría profesional y nunca le agradeció lo que él le dio al mundo laboral y profesional de sus amores. Se sintió y se siente decepcionado y me hace una pregunta, (que Que fueron dos), a las que no supe responder: ¿Es ésta la Sociedad laboral o profesional, que el mundo profesional, empresarial, social y político, ofrece a nuestros jóvenes? … ¿A la vez, hemos merecido nosotros, los nacidos en los 40 y 50, acabar así?
– “Lloramos” juntos un buen rato pero al final se impuso nuestro mutuo sentir en un breve comunicado al mundo de hoy y del ayer: “Nuestra felicidad se basa en el trabajo hecho y esa es nuestra esencia vital, sí, fuimos y somos felices en ese saber del deber cumplido … y en eso, fundamentalmente, de … ¡¡¡QUE NOS QUITEN LO BAILADO!!!
– La vida es, a cierta edad, siempre lo que es y disfrutar de la convivencia conversacional con grandes personajes de nuestra historia oculta, un lujo al alcance de pocos. A mi me gusta que sea y se me ofrezca así.

..





2 comentarios:

  1. Buenas noches amigo, qué razón tienes, no hay mayor satisfacción que el trabajo bien hecho y sentir que te "ganaste las habichuelas" poniendo el alma cada día en lo tuyo. Sea la formación de niños, como en mi caso o construyendo edificios, como en el tuyo. Ojalá los dos hayamos construído con solidez.
    Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con gran satisfacción, amiga Conchita. Siempre viví mi vida profesional de un modo intenso, feliz y pleno.
      Un abrazo muy fuerte, que ya es de martes, ya ves, el tiempo vuela.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/