martes, 20 de marzo de 2018

Mujer, siempre sola intentando sobrevivir


20 marzo 2018
– Un día ventoso y pocas ganas de andar bajo el sol, pero ella nos lo anunció en la misma puerta del Ateneo de día, no quería entrar por si él venía más tarde de lo previsto.
– María estaba allí porque había quedado com él y le parecía, muy a la antigua, que no debía ser ella la primera en sentarse a esperar.
– La convencimos y entró para sentarse en nuestra mesa bajo el enorme cuadro del Fundador y a un paso de la sala de las apreturas prostáticas.
– Sorprendida y halagada pidió un café solo y una vez superados los primeros escarceos verborréicos del “holaquetal” y “comovatodo”, María, como el niño de los garbanzos de Paco Gandía, empezó a “largar”.
– Siempre sola, abandonada y maltratada, decidió hace diez años huir a la Costablanca desde su cárcel matrimonial de la bella Salamanca sin que nadie de su entorno entendiera el porqué, ni siquiera sus dos hijos, ya mayores de edad entonces, que nunca la comprendieron. “Algo le habrás hecho a papá para que se porte así, mamá” – le increpaban sus adorables vástagos. Su madre, (la de María),  para mayor inri, llegó a decirle… ¿Qué creías que era el matrimonio hija?
– Ella, una bella a los cincuenta, encontró un trabajo fácil en la hostelería nocturna de la costa apenas llegó a Benidorm, y de cuyo empleo vivió y vive desde que llegó en la más austera y poco visible vida con la que se buscó y condenó.
– Aquí, hace dos años, encontró el amor en un adorable sesentón que la cuida, la mima y hasta la lleva a comer y a cenar cuando la “libera” de su Club hostelero nocturno pagando la cuota correspondiente. Ella es feliz así, pero ahora … nuevos nubarrones amenazan su futuro.
– Ella ha pensado en volver a creer en el amor, pero hoy estaba muy acomplejada y preocupada, pues uno de sus hijos, ya casi cuarentón, logró localizarla y había quedado con él en el Ateneo.
– No sabíamos que aconsejarle cuando, de pronto, apareció el niño de María.
– Ella quiso que se sentara en nuestra mesa… “son mis amigos, son gente de confianza” – dijo ella con voz muy segura. El niño, un verdadero carcamal, dijo:“¿Te acuestas con todos ellos, mamá?”.
– Arturo se levantó en actitud agresiva contra el niño pero entre todos le sentamos de un golpe de juicio ocasional.
– Ella, claramente angustiada, le dijo al niño: ¿Qué quieres hijo?
– El niño, haciendo cara de político separatista a punto de ser ejecutado por un inexistente tribunal, dijo: “Papá ha muerto, y lo peor es que en su testamento te ha nombrado heredera universal salvo en la parte de la legítima que nos corresponde a nosotros … parte a la que hemos decidido renunciar en tu favor“.
– Ella, sin saber que decir, se puso a llorar y a los segundos siguientes exclamó … ¿Y…?
– El niño, le cogió las manos a María y le dijo: “Mamá, nunca comprendimos por qué nos abandonaste …” y el niño se puso a llorar como un niño cuando deja la teta…
– Todos nos levantamos y nos fuimos a otra mesa… los dejamos solos, a madre e hijo, pensando en la fuerza de los hilos que la maternidad ejerce sobre todos los humanos en cualquier condición.
– Ininteligible pero cierto, es ésta una historia sin final conocido, pero me ha parecido, aún y así, digna de mención aún y sin entender su fondo que, seguro, tiene su mensaje ¿Verdad?
..


 
 

5 comentarios:

  1. Bueno, vaya historias nos cuentas, Enrique. De novela.
    La entrada del niño, un poco tremenda y la herencia del padre da a entender que reconoce que se había portado mal con la mujer y quiere compensarla. Final feliz. Bueno, menos para el difunto. RIP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tal RIP, según me cuentan era un ca... con pintas, (Cabrón que aparenta ser un buen tipo).
      Un abrazo Conchita y, ah, me alegra saber que te gustan mis historias, todas reales como mi propia vida y, ah, si no te gustan tengo otras. Jajajaja.
      Feliz tarde

      Eliminar
    2. Como Groucho Marx con sus principios. Jaja

      Eliminar
  2. Me imagino que esas palabras puestas en las bocas de los hijos, no son reales porque si lo fueran...¡me callo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reales como la vida misma, Tracy ten en cuenta que los niños aprenden lo que se les cuenta cuando se les cuenta desde un único lado o punto de vista.
      Yo, también me callo

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/