martes, 17 de enero de 2023

El olvidado valor de las cosas sencillas

17 enero 2023

- Oía la música y no sabía de dónde venía. Sus latidos golpeaban con duro oleaje las escaleras de acceso al surco de la música del sueño. 

- Levanté las velas y agudicé los sentidos … entré en ese trocito de cielo, una tienda antigua; de puertas, cristaleras y estanterías antiguas; muebles antiguos de madera vieja y manchada; limpio todo el espacio como si allí nunca hubiera entrado ni el mal, ni el polvo, ni el dolor; todos vestían con ropa antigua, tenían caras antiguas y hablaban lenguas antiguas. 

- Al fondo, como si se tratara del mismo Joshua Bell, allí estaba él, un joven, más bien un niño, que tocaba el violín como los mismos ángeles dejando sonar ese Adagio in G Minor  de Albinoni que tantos y tantos recuerdos me trae. 

- Anoche hablábamos con una amiga, una mujer excepcional, del olvidado valor de las cosas sencillas … ésta lo ha sido.

- Pasear por el barrio antiguo, siempre abre la puerta a la sorpresa más onírica.

La canción mas hermosa de la música clásica - Albinoni - Adagio in G Minor



 

Cuatro de mis mejores refugios


.



6 comentarios:

  1. !Hola Enrique¡

    Leerte en esta exquisita Prosa, es entrar en ese pedacito de cielo, será por haber levantado las velas y agudizar los sentidos? Esto último me está pasando a mí ahora mismo para escuchar bien la música de este violín que no sé si canta o llora. Todo un encanto, amigo, para mis sentidos. Gracias por tu buen hacer que me inspira, fantástico¡¡¡ Te dejo mi gran admiración y estima!!!!

    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina, he enrojecido, eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Uy tienes todo la razón las cosas sencillas y a veces sin valor son las mas valiosas. Adoro la música siempre inspira y calma . Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas sencillas ... ¿Dónde quedaron?
      Un abrazo, Judit, feliz miércoles, escritora

      Eliminar
  3. En la sencillez de las cosas hay paz y belleza.
    Saber apreciar la hermosa sencillez de todo se consigue con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paso del tiempo, un juez inexpugnable. Bien dicho, Tomás.
      Feliz noche.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/