martes, 5 de diciembre de 2023

Esas queridas inolvidables e insustituibles mujeres invisibles de nuestra vida.



05 diciembre 2023 

- 05 diciembre 2019 - 05 diciembre 2014 - 07 diciembre 2012 - 05 diciembre 2009

- Me levantaba por las noches, y cuando apenas había puesto los pies en el suelo, oía su voz preguntándome si estaba bien. 

- La primera vez que estuve en un quirófano por un asunto importante fue en el 58 y lo recuerdo como si fuera ahora mismo. Ella estuvo cosiendo mil camisas para que yo estuviera en ese quirófano y con ese cirujano. Ella mandaba a mi abuelo Enric con aquellas “Tortis” de patatas que me sabían a pan celestial, mientras yo me recuperaba en el Hospital Clínico del doloroso postoperatorio.

- Oía el ruidoso clic de su lámpara de noche, cuando mi hermano llegaba a las dos de la mañana de la época, de sus "convenciones nocturnas", y su suspiro posterior, (el de Ella), es como si lo hiciera yo mismo.

- Cuando yo ya llegaba a esas horas (las mías eran a las once de la noche), me preguntaba en voz baja si quería cenar algo, pues la costumbre familiar que mi querido Agustín imponía, era que el que no llega a la hora de cenar ya no cena.

- Sé que el día que levanté el vuelo, ella empezó a morir conmigo, yo era su pequeño, (su Cachito, el de la canción de la Lasso), y eso le restó una importante actividad afectiva que no sé (aunque siempre la vi aparentemente feliz), si alguna vez consiguió recuperarse plenamente de aquello. Yo tenía 23 y ella solo 51.

- Otras muchas anécdotas hacen creer que la historia se repite. Ahora es la que vive conmigo desde hace 57a, la que ha cogido el testigo de la invisibilidad, pero ahora lo veo día a día y de cerca. Es un milagro o una vocación tan invisible como lo de todo lo que hacen. Sufren y viven todo lo de los suyos por encima de sí mismas y de sus males, son esas queridas inolvidables e insustituibles mujeres invisibles de nuestra vida.

@etarragó


Cinco de mis mejores refugios








12 comentarios:

  1. SE dan a tutiplén esas mujeres invisibles, cuyo afecto y cercanía al corazón y sus desvelos nos abarcan todo el tiempo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. únicas, Carlos Augusto, únicas e impagadas como merecen.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Eran mujeres que trabajaban de sol a sol, su familia era su feudo y lo defendían con uñas y dientes. Hablaban cosas de mujeres en presencia de hombres, reservaban otros temas para ellas. Darían mil lecciones a muchas feministas de hoy.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ilduara, me quedo con tu última frase: Darían mil lecciones a muchas feministas de hoy.
      Feliz noche, querida amiga-e.

      Eliminar
  3. Creo que es la mejor vocación que hay. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Enrique si fueran invisibles ,no echaríamos en falta verlas a nuestro lado cuando ya o están.
    Bonitos recuerdos, Enrique.

    ResponderEliminar
  5. Siempre es bueno tener a alguien que te cuida y quiere. Aun cuando no nos demos
    cuenta. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan imprescindible como para algunos olvidarlo, querida Judit.
      Fuerte abrazo, escritora.

      Eliminar
  6. Y lo son amigo Enrique! ¡Doy fe de ello!

    ¿Milagro, vocación, "misterio"? ...

    En muchas ocasiones me sorprendo, todavía, de esa capacidad natural que manifiestan. Y sin faltarles la sonrisa en los labios. El amor en toda ellas.

    Sin ellas, la vida sería otra historia!

    Fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una brillante frase la tuya, amigo Ernesto, sin ellas la vida sería otra historia.
      Fuerte abrazo, pensador.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro, hasta el 24 de febrero de 2023

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/