a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 15 de noviembre de 2012

El hambre tiene sexo, el pan esta bueno y la del Perú, también …

 
11

15 noviembre 2012

No he podido evitarlo, estaba en la cola del “Chencho” y mientras esperaba que me sirvieran la comida preparada que estaban diseñando, me he comido una barra de pan francés, “torraet”, pero no de un tirón, más bien deleitándome con la suerte, como un buen torero lo hace con un toro bravo de esos que se dice que se queda “entero”. Me lo he ido comiendo poquito a poco, pero no a bocados, lo he hecho arrancando trocito a trocito y saboreándolo.

A todo esto una señora de “gran edad”, que iba con otra de la mía, me refiero a la edad, me suelta con voz a pleno pulmón: Lo que hace la hambre, a lo que la más joven le dice; El hambre, mamá, se dice El hambre. Ya ni puedo contar el guirigay que se ha montado con lo de sexo del hambre pues me he ido, después de unos 20 minutos de larga cola, (como en pleno verano).

Antes, un señor que ha acabado confesando que tenía estudios y que ejercía de Guardia Urbano en Agost, ha sentenciado que el Hambre era varón pues nunca había visto a una mujer con hambre.

Cervezas a go-gó, papas fritas y otras tapas que la gente ha ido comprando en la ventanilla del pan, han creado un ambiente muy propicio en el personal para acabar hablando de todo menos de lo bien que allí se estaba, a unos trescientos grados de calor, (eso sin exagerar), chaqueta en mano y pañuelo en la frente, y todo eso con un enorme y agradable vapor a pollo asado que hacía las delicias de los poros de mi cara. La niña del pollo estaba de buen ver y los jubilatas pidiendo una de palomitas en raciones de una a una, por si la maroma abría un poco mas el escote tetil al ponerlas, me refiero a las palomitas.

Salir un jueves a cualquier cosa, en la Playa de san Juan, tras un día de Huelga General es genial. ¿Que ayer hubo huelga?, me dice la del Perú. Pura delicia urbana, incluso me he encontrado un alumno que no ha podido contenerse y me ha dicho desde el fondo: Qué, ¿está bueno el pan Profe?. A mí me han dado ganas de preguntarle por su Madre pero he preferido decirle que es mi gran afición; comer pan y hablar de sexo y que por eso voy siempre al Chencho rey del pollo del pueblo mas bonito de la costa Alicantina, es un lugar estupendo.

Luego ya todo el mundo, como en familia, se han puesto a hacer frases con las palabras del título de esta bloguería, una especie de sopa de letras y ya os podéis imaginar, nadie se quería ir, “dame otra San Miguel, hija que ya que estamos aquí tan calentitos ….”, decía la señora de Benimagrell que llevaba mas marcha y mas cañas que la banda de Agost en Hogueras.

Así son mis mañanas de compras indocumentadas cuando me aprieta el corsé, el tiro del pantalón y la mente necesita descanso.


.
 .


2 comentarios:

  1. Impagables mañana amigo mio.......que maravilla de relatos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI NO FUERA POPR ESOS RATOS, LA VIDA NO VALDRÍA LA PENA DE SER VIVIDA, NI CONTADA, AMIGO ANTONIO

      Eliminar