a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 27 de julio de 2013

Viejo, no estorbes, coño

20130727_091849

“Me encanta comprar el pan y sin cola. Ahí, en esa panadería, no estorbas, viejo”


27 julio 2013      -      27 julio 2016

Mientras andaba recomponiendo mi cuerpo tras una loca noche de desenfrenantes conferencias, he sido capaz, derrumbado sobre la silla del despacho, de leer un interesante articulado, que me manda el Rey de la Goleta, sobre el comportamiento de los viejos frente al mundo, si, ese mundo que va a otra velocidad y que ellos, por ser eso, mayores, entorpecen la movilidad y las conversaciones del resto. El articulado es un doble decálogo que, no por interesante, no voy a copiar aquí, pero si dejaré uno de ellos, en un claro intento de salinizar dicho articulado y, aunque no se trata de echarle vinagre a las heridas, sí me obliga a preguntarme, no con cierto morbo, sobre cual será la edad del que las ha escrito y qué pretende: Abrir los ojos al Viejo o bien crear la tendencia de …… “viejo, coño, no estorbes, ni te enrolles”

16-Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables. Jamás se lamente de algo. Hable en tono bajo y con cortesía. No critique nada, acepte las situaciones tal como son. Todo es pasajero. Recuerde que pronto volverá a su casa y a su rutina.





enriquetarragófreixes



No hay comentarios:

Publicar un comentario