a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 11 de junio de 2014

“La tradición es la personalidad de los imbéciles…." (III)

8023315656_29b7a40d66_b

Imagen: Yves Lecoq

11 junio 2014 - 17 septiembre 2011 y 2009


Hace, casi, cinco años me dio por escribir esta “estupidez”:
Esta tarde negociaba con mi amigo Jorge, el gallego inmobiliario de lujo, cual era la dirección en que fue lanzada esa frase con que doy título a este post y que lo es de otro en su Muro del Facebook. Finalmente me lo ha aclarado con acierto.
Pensé, al verla, que se trataba de desautorizar el valor de la experiencia, pero no es así, nada más lejos de su intención;“innovación….. es lo que necesitamos…. replantearnos el porqué de las cosas…. nada mas….”, y yo añadiría; “ni nada menos”, amigo Jorge.
La innovación de la que habla Jorge es algo tan necesario como estúpido pensar lo contario, y lo será, también, todo aquél grupo productivo, Empresarios y Profesionales, que no se estén dedicando a ello con esmero y total dedicación.
Anoche cenaba con dos importantes empresarios del ladrillo de esta Ciudad de mis amores, Mi Akra Leuka querida, y en toda la noche no soltaron, para nada, la palabra innovar. Son empresarios jóvenes, (cuarenta y tantos), y están esperando, como única solución de futuro, que lleguen nuevos vientos especulativos para instalarse nuevamente en ella, en la especulación pura y dura. No tienen ideas, no hay remordimientos, ni ha servido para nada el batacazo económico actual, siguen a lo mismo.
Por donde voy solo veo desechos empresariales con actitudes victimistas, acusando a los peperos, unos, y a los de la rosa los otros, de que no haya financiación ni ayudas al sector, sea el que fuere.
Perdemos el tiempo en desarrollar la estrategia de la queja, pero nadie se plantea soluciones como está haciendo Marc Vidal con su empresa, Los Básicos  o la misma Fidalsa de Begoña, entre muchos mas y de los que ya conocemos como se lo están montando a base de esfuerzo, tenacidad y perfil innovador.
Desayunando con Profesionales y Empresarios del Sector Sanitario, veo que están a mucha distancia de los de anoche, estos son más mayores, cincuenta y tantos, pero mientras aquellos se mantienen a la espera de que escampe para seguir “delinquiendo”, estos se instalan en sus métodos tradicionales mas inmovilistas, criticando, indigna y equivocadamente al que ha hecho una enorme inversión en técnicas laser para sus intervenciones, por ejemplo.
Finalmente, pues, amigo Jorge, tienes razón, y yo aunque crea saber discernir entre tradición inmovilista, o experiencia saludable, me temo que todos, o casi todos, están bebiendo, estúpidamente, de su incapacidad para hacer algo innovador, olvidándose, absurdamente, que el futuro está a la vuelta de la esquina.
“Al final”, como dice unos de mis poetas favoritos, “siempre llegamos tarde, donde nunca pasa nada”
Con treinta años menos y con un mayor número de puntos en mi desgastado carnet de salud, tendría la maleta preparada y la caja de las ideas encima de cualquier proyecto profesional futurible a desarrollar en cualquier lugar del mundo. A mí me parece que este es el momento de lanzarse a por él, a por el mundo aunque esté en la esquina más lejana.



3 comentarios:

  1. Amigo mío el otro día lo decía el psiquiatra Rojas Marcos, en España nos hemos acostumbrado a quejarnos por todo.,,,,,los del ladrillo, los de la bata blanca, el tendero, hasta yo mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quejarse es solo una manifestación oral del que tiene dolor, amigo argy. No puede ser malo hacerlo, quizás lo malo sea eso tan castizo de ... "quejarse de vicio"

      Eliminar
    2. Ah, se me olvidó la apostilla: Tú, nunca, te quejas de vicio, amigo argy, tienes muchas razones para hacerlo y lo haces.

      Eliminar