a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 13 de junio de 2014

Me pareció que un Dios me tendía la mano

thumbs_tommy-ingberg-16[1]
Imagen: Tommy Ingberg

13 junio 2014

Hace, ya, muchísimos años, casi era un niño, me pareció que un Dios me tendía la mano. Ahora, más de cinco décadas después, no tengo duda de ello. Quizás, solo un reproche informal, quizás algo vehemencial: ¿Y si no me la hubiera dado? ¿Y si solo fue un sueño?





10 comentarios:

  1. En ocasiones ciertas conjunciones nos parecen mágicas verdad ?? A mi no me llego a dar la mano, pero si que creo que alguna vez al menos me ha mirado.......incluso me ha visto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, justo ahí, amigo argy. es algo que se nota. Quizás sobre mi reproche pero no he podido evitarlo.

      Eliminar
  2. Afortunados ambos, por aquí creo que no pasó. Sin esa mano, seguirías siendo tú. Un beso, primor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, detalles, pero creo que esa duda se irá conmigo hacia la luz de los tiempos.

      Eliminar
  3. Fortuito, quizás afortunado.

    Un beso Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente afortunado, Eva, pero sigo sin entender por qué, ni lo uno, ni lo otro.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Ese Dios, amigo Paco, no tenía barba ni bigote, lo peor, sin duda, es que solo fuera un sueño.

      Eliminar
  5. Inmenso relato de un estado de ánimo que ha tenido una recompensa, Enrique. cómo no te la iba a tender? Eso ni es verdad ni se produjo. La cogiste como se coge la mano de un buen y fiel amigo.

    Un abrazo, amigo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré convencerme, amigo y maestro, Campillo, de que tienes razón. Voy a esforzarme.

      Eliminar