a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 26 de diciembre de 2014

Hacer o Quejarse?–¿Es esa la cuestión?

26 diciembre 2014


Siempre me gustaron aquellos chicos y chicas rebeldes del 67, los del Preu, que no tenían nada que ver con los de la revolución estudiantil del febrero barcelonés del 66, pero eran guapos de morirse. Luego, esos rebeldes, unos y otros, se fueron aclimatando a la decadencia del régimen y se fueron envalentonando hasta que decidieron salir a la palestra política en el 75, (tras la muerte de Franco), y lo hacían saliendo hasta de debajo de las piedras del miedo, de la represión y de alguna cosa más que ahora no se estila. Fueron chicos incómodos que luego, al meterse en política, se emborracharon con ella, los coches oficiales, con los favores a la hija de la portera y a que les regalaran unos buenos Jabugos y Chivas por Navidad. Pero, ah, error/horror, se dieron todos los privilegios de los políticos a los que criticaron y ahora, tras mucho Jabugo y mucho viaje a la Atlántida,  están donde están, en la cúpula del poder, los que aún no les han pillado, otros están imputados por casi todo y los más lo dejaron o como otros tantos, ni siquiera nos metimos. 

Botamos el nuevo barco de esa nueva Spain hacia ese futuro soñado de rosas sin espinas,  señoras y señores en bolas sirviendo café o lo que sea, y pensamos que estaba todo hecho, por fin había copas gratis para todos, comidas de empresa de pura madre y despedidas de año de locura con marisco y cava del bueno, cuando, según vemos, se nos olvidó enseñar a los que venían todo lo que no tuvimos, todas nuestras privaciones y lo difícil que fue llegar hasta la botadura de ese joven barco. Les dimos todo lo que no pudimos tener y … bueno, creo que no es día para hablar de ello, pero lo hago porque un chaval de 21, hijo de panadero, hoy me ha dicho que esto, lo nuestro, no es una democracia, ni es nada, que solo tienen derechos los que ostentan el poder y a quien éstos se lo quieren dar, que no hay trabajo integrador, ni creativo y que para hacer de cajero en un supermercado para Navidad o de “ponecopas” las noches de los fines de semana, prefiere estudiar chino, (a la vez que atiende su cuarto intento de aprobar primero de Derecho), y  quedarse en casa con sus viejos, pues a él no le explota nadie.  

Cambian los tiempos pero también las formas, algo hemos o han hecho, mal muchos de los que vivimos la rebeldía de la Barcelona del 66, sin duda, pero ahora dejaré aquí, sin contestar, como así ha sido, la misma pregunta que le he hecho al chaval y que es, también, la misma que me hacia mi Padre cuando era yo el que tenía la edad que tiene, ahora, el de los 21 años: ¿Y que piensas hacer tú para cambiar todo este desastre?

PD: Hablando de rebeldías … dejo un vídeo que ya habréis visto, seguramente, pero es que me pirra y, además, me pone de buen humor. Por tanto os lo regalaré, sin remedio, otra vez.

Salut Salon "Wettstreit zu viert" | "Competitive Foursome"



2 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes etfreixes, te conocí en Valencia en el 99, tenía la oficina cerca del Palau, en el río, y tomabas café en el Bar de Mati. Entonces ya contabas lo mismo y es cierto, no fuimos ni somos, capaces de trasladar que todo aquellom que conseguimos se puede perder por no saberlo cuidar.
    Feliz año nuevo, Enrique, cúidate, me han dicho que estás bien pero ...
    Soy Fran, el de Repsol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te recuerdo, quiero decir que no recuerdo tu cara, Fran, pero si recuerdo a vuestro grupo y vuestros desayunos para la fama. Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

      Eliminar