a:hover { text-decoration: underline;

martes, 10 de marzo de 2015

Bicicleta, cuchara, manzana … ¿te acuerdas?

Trailer BICICLETA, CUCHARA, MANZANA

10 marzo 2015

Amanezco y me doy cuenta que lo hago sudando y sin frío, quizás la primavera ya esté aquí, esperando que le abramos la puerta, pero de momento lo que he notado es que anoche me dormí en un profundo y reparador sueño tras ver la película que guardé con gran celo hace tres años, de nombre, supongo, de todos conocido: “Bicicleta, cuchara, manzana …”. Película ante la que, seguramente, también todos, quedamos atrapados por la fuerza de sus personajes y por la enorme solidaridad que un grupo humano ofrece ante un enemigo tan cruel como el Alzheimer. Esa cruel enfermedad arrastra a su final a uno de cada tres personas y es por eso, aunque solo fuera por eso, que todos los que deben hacerlo, debieran ocuparse de ella en justa proporción a su crueldad.

La película, que es un canto a la vida, a la lucha por ella y un toque de atención a la conciencia de todos, lo es también al reconocimiento de la humildad, a la realidad de nuestras limitaciones, a reconocer la validez de lo que tenemos y de nuestras carencias. Recuerdo el día en que a Ella y a mi nos hicieron la prueba y empezaron con el consabido: “Recuerde usted esta tres palabras y al final le preguntaré por ellas” …………….
La película termina con una canción que se me agarró a las sendas de mi imaginación y se quedó ahí durante largo espacio de tiempo, durante y después de los créditos finales de la misma: Procuro olvidarte.


 

4 comentarios:

  1. Difícil tema, amigo Enrique,si hay algo que pongo en practica y ejercito es el cerebro, por si las moscas....

    Besos desde Caracas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María. Hago yo lo mismo. Lo he tenido tan cerca y tantos años que me da miedo pensar en él.
      Un abrazo desde el mediterráneo.

      Eliminar
  2. Amigo, da miedo solo pensarlo......................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, miedo, eso me da, amigo Antonio. Mata a quien lo sufre y hace la vida muy difícil a quien tiene que acompañarlos hasta el final.

      Eliminar