a:hover { text-decoration: underline;

martes, 4 de agosto de 2015

No se trata de coitar con todo el mundo …

 

  0632 IMPRENTA- 105

Fotografía de Rafael Sanz Lobato

04 agosto 2015

Hola, tú eres Enrique, si, el del Facebook, el amigo de EKK y de Ana, si, eres estupendo, te sigo mucho en tu Blog y ahora lo hago desde tu Google+”  … Vaya, siempre aspiras, con una incontenida y emocionada humildad,  a que siendo lo que has querido ser, alguien te pare en la calle y que no sea solo para decirte aquello ya tan conocido para mi de: “¿Se acuerda usted de mi?  sí, usted me vendió una vivienda en el 87 frente al mar en Alicante y luego le compré otra en Valencia frente a la antigua cárcel de mujeres”. Cuando alguien te dice algo así, ya sé, no aspiras a que te diga alguna cosa más como le pasó a Rius y Taulet o al mismo Kafka o a los de la Primavera de Praga o a los de la reciente primavera norteafricana: “Jo, que gran persona sois, tío”. Lo sé, pero siempre hay alguna esperanza de que alguien te recuerde por algo que hayas hecho bien … eso nos sentimentaliza un mogollón - en su sentido más coloquial - haciéndonos muy creativos  a la vez que repentinamente muy besucones y felices.

Pero todo eso se queda en nada si cuando aterrizas en tu mundo, en el de cada día, en el que te ponen una multa por aparcar en doble fila en lugares reservados para minusválidos aunque lo hayas hecho en represalia porque a los que están allí aparcados no tengan autorización para ello y tu sí. Pero resulta que los que multan a los mal aparcados en la ORA, (Ordenanza Regulación Aparcamientos), no son los mismo que multan a los coches aparcados en doble fila según me dice el FELIZ Guardia Urbano de turno. ¡¡¡ Qué cabrones sois !!!, le dice quien viene conmigo al guapísimo guardia de azul, gorra ladeada y botas de comando de la ONU. Solo hacer uso de mi bastón de minusválido aparente y mis dotes de gerente retirado, han conseguido que no nos enchironaran.

Pero todo eso no era de lo que quería hablar, solo quería decir que me encanta que me paren por la calle aunque sea para decirme que, (aún y al oído): “Oiga, lleva usted la cremallera del pantalón bajada” y también otras cosas, claro. Me encanta, que queréis que os diga, yo soy así, me encanta que la gente rompa el huevo de la insatisfacción, de la sensación de ridículo y del ostracismo relacional. Hay un amigo mío, mucho mas gráfico y práctico, que dice: “No se trata de coitar con todo el mundo, Enrique, solo con quien se lo merece”. Bien, ruego disculpéis esta grosera licencia prosaica que no hace mas que potenciar lo que propone el título de esta coña de verano, aunque sea en un sentido alegórico y/o figurado. Mil perdones por ello, por si parece real, aunque, eso si, al que le parezca posible que lo haga, si, es mucho mejor que llevar cuello blanco con corbata por decir que estás en la oficina, para luego desmentirlo o decir que era solo una amiga de la infancia cuando te cogen echándole un pico en Joy Eslava.

Feliz día, os/as.

Nota lamentable: Uno de mis muy veteranos alumnos cambió el nombre de esta tontería de verano por el que se ve, debía llamarse ROMPER EL HUEVO DE LA INSATISFACCIÓN, pero él, gran Exdirector de Marketing de una de las grandes del sector cárnico, me dijo: “Enrique, no tienes NPI de marketing, ponle éste” y ahí quedó … espero que no os disgustéis conmigo por tal concesión a la galería.

 

Compartir



 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

¿Viste lo que hicimos?: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)


4 comentarios:

  1. Se acuerda Vd. de mi, me vendio un piso en....Claro que no, a esta alturas gusta uno ser recordado por otros meritos, que posiblemente pasan desapercibidos, pero quiza sea mas importante que uno mismo se los reconozca y se sienta orgulloso, pero claro, uno gusta de oirlo.
    Ah. los dos titulos hubieran sido geniales, pero demos un margen de confianza a los entendidos. Has hecho bien,

    Un fuerte abrazo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, con un poco de retraso acabo de leer este comentario ... mi torpeza y mi senilidad ya es cosas sabida. ¿Un piso? ¿Dóde fue?

      Eliminar
    2. Vaya, con un poco de retraso acabo de leer este comentario ... mi torpeza y mi senilidad ya es cosas sabida. ¿Un piso? ¿Dóde fue?

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar