a:hover { text-decoration: underline;

martes, 8 de diciembre de 2015

El Urólogo, Sostiene Pereira y yo

1 james houston daily imprint

Imagen de James Houston – (Tensos y erectos)

08 diciembre 2015

Por fin pronunciaron mi nombre y me levanté hacia la puerta de donde había salido la voz sintética y en el corto recorrido me pareció ver a todos los de la Sala de Espera que me hacían un gesto de cara como el que está viendo a un cochino andar hacia el brutal despiece. Entré y él me miraba con cara de aquél que está viendo al que está tumbado en la arena apuntando a su gaznate una de esas enormes espadas que lucían los “Espartacos” de la época, sin que por cierto nadie haya explicado jamás a que gimnasio iban para tener tanta fuerza, pero no nos desviemos, decía que me miraba como perdonándome la vida y yo estaba tenso, erecto de cuerpo - de lo otro … bastante encogida esperando el manoseo habitual -  tumbado en la camilla, oído derecho abierto, barriga llena de esa cosa asquerosa que parece moco cuando te hacen esa ecografía púbica y yo, aunque había madrugado mas que nunca, mejor dicho, no había dormido apenas, expectante, yo estaba a punto de fenecer de un coágulo cardiaco proximal. Pero él, en su clásico gesto de Médico de Élite, me dice: “Tienes tal inflamación que no se ve nada, Enrique” – ¿Y? – ”Pues nada, te doy una resma de recetas que atacarán el mal con contundencia para que baje la inflamación y en un mes ya veremos lo que hacemos si no baja”. Pues bien de momento, al oír tal sentencia, no sabes muy bien qué hacer, no sabes si darle un beso a mi urólogo favorito o ponerte a llorar pensando que si en la resma no hay ningún ingrediente que arregle la cosa, la noche del día después del “veremos lo que hacemos” va a a ser peor que la electoral cuando el Referéndum de la OTAN de Felipe. Lo demás no tiene importancia, bueno sí, pero no viene al caso, pero, de golpe,  me viene a la Zona 3.0 de mi disco sesudo una frase de un libro inevitable que, hablando de salud, no olvido: “…....sin embargo sentía una gran nostalgia, de qué no podría decirlo, pero era una gran nostalgia de una vida pasada y de una vida futura, Sostiene Pereira”.

 



4 comentarios:

  1. Pues nada Enrique, a devorar el producto de esa remora de recetas, y esperar al mes que viene.
    A mejorar amigo,

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será difícil mejorar, amigo mcf, estoy hecho un chaval ... pasa que tengo que decírmelo yo. Ahora tengo que convencer a ese simpático y viejo galeno del hospital para que me diga lo mismo.
      Un abrazo-e

      Eliminar
  2. Me gustan y me hacen sonreír los títulos que pones a tus entradas.
    Cuídate mucho amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, gracias simpática Tracy, ese era el objetivo principal, como hacían mis viejos compañeros de estudios para llenar El Molino del Paralelo barcelonés en los 60 ... un buen título.

      Eliminar