a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 24 de febrero de 2017

Cuando era casi un niño y el futuro que nos prometimos



24 febrero 2017

Cuando era casi un niño, en plena adolescencia, había una canción, entre otras muchas, que me pirraba bastante más que otras por aquello de adornarse en su canto con una estrofa en francés  y, ya se sabe, los de mi quinta éramos acérrimos francófonos y, además, presumíamos - aún hoy - de ello. La estrofa decía algo así:


Michelle, ma belle
Sont les mots qui vont tres bien ensemble

Tres bien ensemble

(https://youtu.be/heWPueT9JQQ)

Hoy, más de cincuenta años después, sigo cantando lo mismo, incluso a veces lo hago en voz alta para sorpresa de propios y extraños, mientras ellos andan mirándome y mirándose unos a otros, con cara de querer decir ... "L'avi està boig", (el abuelo está loco), pero a mi ya no me importa que lo hagan, no, nada de eso, cantar canciones antiguas de los Beatles es algo como darse un toque de distinción, de pasión por lo vivido con orgullo, con sentimiento ... cuasi con rabia. Coño, y yo me pregunto: ¿Por qué no se les enseña a la gente en las escuelas que la historia no empezó el día que la Hestevan se casó con el Jesulín o que aspirar a salir o incluso a vivir, de los DeLuxe televisivos no es la cúspide del éxito? ¿Qué la historia reciente dice mucho de muchos que dejamos casi la vida para que todos, hoy, quepan y puedan vivir aquí  aún y siendo un puto rojo, un transexual, un gay, un fachoso banquero o un ancestral y reconocido "derechón"?  ¿Por qué?

Hay tantos porqués que preguntar, que razonar, que discutir y sobre los que construir un futuro prometedor que me parece del género estúpido no querer ser joven hoy - como yo quisiera serlo hoy y siempre - para arrancar desde ahí, desde ese alto listón al que nunca se nos dio a nosotros y que parecen olvidar que tienen en su poder nuestros nuevos soldaditos del nuevo idealismo racional, emocional y cultural al que nadie quiere conducirles por si se les ocurre pensar y con ello derrocar al inamovible stablishment vigente ... como siempre sucedió en cualquier época. 

Chavales: Veinteañeros y cuarentones, ánimo, labrar el futuro con bueyes o sin ellos, es tan necesario como tener que hacerlo ... ahora con tractores, claro, pero el camino es igual de duro. Hacedlo ya, por favor, por vosotros, por el bien de las generaciones futuras ... pero ya, no tardéis, no dejéis que os roben el futuro ... el vuestro y el de los que vienen detrás vuestro.


Enviado desde S6+Edge




enriquetarragófreixes



2 comentarios:

  1. Un buen canto a la vida y sobre todo un tironcillo de orejas a esa juventud dormida. Muchas cosas por preguntar y estupendas cosas por hacer. El abuelo no está loco…ya quisieran muchos abuelos llegar ahí dándoles sopas con honda a cualquier cosa que se le ponga por delante…incluyendo animales racionales, claro está. Feliz tarde noche (ya no tenga idea de qué hora es).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amiga María Paz, eso de la honda me ha encantado.
      Feliz fin de semana

      Eliminar