a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 21 de abril de 2017

Gente invisible que me abraza

11_06_2009_0218924001244710813_solve-sundsbo



21 abril 2017

Volvieron los sueños, me refiero a los que viven en las noches de tormenta y satén. Agua fresca brotando de un cielo infinito, un pasillo estrecho y muy largo, con paredes, suelo y techo, de cristal. Gente invisible que me abraza y siento, plañideras que exponen sus insonoros lamentos con eco catedralicio y un enorme becerro de oro cantando una letanía indescifrable. Nadie vive, nadie muere, el tiempo no pasa, solo lamentos, voces lejanas y un suspiro cálido y cercano ... ¿Enrique ... estás soñando otra vez?

Alguien dijo alguna vez, (que es lo que se dice, siempre, cuando quieres profetizar sobre lo que vas a inventar a continuación), que los sueños son fiel reflejo de alguna oculta herida en la memoria, de alguna pena sin redimir o de algún poco reconocido pecado. Quien sabe, la realidad, que es siempre más aburrida que los sueños, se acaba imponiendo aunque permanezcas o quieras permanecer, felizmente, en el mundo de la fantasía. Qué lastimoso placer cuando alguien, aún en cálidos susurros, te recuerde que eres mortal.


4 comentarios:

  1. Ese mundo de los sueños hace que se repitan, constantemente, algunos de ellos. Supongo quesean señales y haya que trasladarlos a la realidad. Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sueños, a medida que avanza el reloj de mi vida, se van volviendo tremendamente complejos, extraños y absolutamente abstracticistas ... difíciles de descifrar y el caso es que no me preocupa, solo me sorprende.
      Feliz viernes, Rubia.

      Eliminar
  2. Un abrazo fuerte de esta amiga invisible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, te he notado enseguida.
      Feliz sábado noche

      Eliminar