a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 26 de mayo de 2017

Polvo, arena, café y playa & Mi Vicepresidente favorito




Fotografía de Vadim Stein - El poder

26 mayo 2017


Permitidme hoy un desliz genético-profesional, que aunque viva en la vía muerta, siempre late en mi seso, como la cabra cuando tira al monte.

Al tonto, a secas, podía llamársele: bambarria, menguado, zampatortas, chirrichote, rudo, zamacuco, papanatas, tolondro, ciruelo, zote, mamacallos, mameluco, majadero, zopenco, mastuerzo, borrico, tonto, necio, obtuso, imbécil, mentecato, idiota, torpe, lelo.
(Sinónimos del Diccionario Ideológico de Casares).


Bueno, bueno, lo del simulacro de Comité de Inversiones de hoy, de hace un rato, ha hecho mella en mis amigos, y no tan amigos. Es cierto, diré para decir toda la verdad que los Comités, (los de verdad, los de mi etapa profesional profunda), los asumí, siempre con mucho rigor, bueno, unas temporadas peor que otras. Para que sepáis de que hablo, y no me extiendo más en ello, diré que en uno de ellos, en mi querida Vallehermoso, nuestro querido Vicepresidente de entonces, hermano del que fue durante muchos años presidente del BCHA, dijo, cuando le propuse la compra de determinado, y precioso, solar en Santa Pola, que no le parecía buen momento para esa inversión pues el lugar ofrecía dudas. A esa negativa y "sabia" conclusión, había llegado nuestro ilustre Vicepresidente,  porque su hermana, (muy culta en artes y lectura sacra), tenía un horroroso apartamento en venta y que no vendía ni atando a los pocos visitantes que recibía para ello, en un lugar horroroso del mismo Santa Pola, pero en la otra punta del Pueblo-Villa, es decir, en un lugar cercano a la basura inmobiliaria del momento. Luego la cosa, con los pocos meses que conviví con él, no fue a peor y hasta conseguimos que se aprendiera la dichosa y mágica fórmula de: “(Suelo+Construcción) por 1,50 = Venta" - la cual, una vez la aprendió, las esgrimía como niño la palabra Papá cuando la aprende.

Por eso hoy, mientras me iba al simulacro de comité matinal del día, (rememorando tiempos pasados, todos con corbata y colonia del Rabanne hasta las cejas), me he acordado de tantas y tantas cosas, pues era el primer día de la temporada que tocaba hacerlo y por ello, y para ello, he tenido que tragar el polvo del falso camino del poder del ayer que masturba mis pulmones, la arena de las estúpidas decisiones de quien mandaba que aún retuerce y reseca mis tobillos, recordando por encima de todo, que acercarte al pelo del poder hace que cada vez entiendas menos como las Empresas, (especialmente las de la élite), puedan salvar el culo de sus intereses ante tanto enchufado, ante tanto inútil y ante tanta mediocridad. 

Finalmente, y en pleno descenso de mi actividad emocional, acabó salvándome el ochentero café de puchero de un providencial bar de la esquina y un baño de pies en las tranquilas aguas de mi vida en la Playa de San Juan de mis amores. ¿Qué haría yo sin ella? ... sin la Playa, sin la vida ... y sin mi niña.

PD: Prometo no hablar más del asunto, al menos hasta que pueda reírme al contarlo.




6 comentarios:

  1. A ti por un lado y en un terreno diferente al mío y a mí por otro, ciertas siglas nos siguen retorciendo. Dejaron en la cuneta mucha gente valiosa. El polvo del camino del poder sigue siendo el mismo. Buena noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una masacre suicida hacia la experiencia, amiga María Paz. Quizás algún día deban pagarlo ... todos.
      Un abrazo muy fuerte y feliz y, (en mi caso), larga noche de rezos, cánticos a la Virgen, y rosarios silenciosos.

      Eliminar
  2. Es increible como las palabras desvirtuan su significado de un lugar a otro, de un país a otro. En Cuba majadero se usaba para describir el comportamiento de los niños que se portaban mal. Y penco y zopenco para llamar a la persona cobarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La riqueza de nuestro idioma es insuperable, amigo little

      Eliminar
  3. Mejor quédate con el café y la buena compañía, que los enfados no vienen nada bien a la salud. Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por esta vez te voy a hacer caso, Rubillamas, en adelante, también.
      Feliz lunes.

      Eliminar