a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 21 de junio de 2017

Hogueras de san Juan ...“Comenzamos a vivir un momento único”



21 junio 2017

Siempre que aparece en el calendario que ya es 20 de junio me acuerdo de tantas y tantas cosas, tantas vivencias, que si tuviera que escoger alguna me llevaría mucho trabajo hacerlo. Desde La Nit de la Plantá, con la “coca amb tonyna y bacores”, hasta el día de La Cremá, pasando por las interminables noches pachangueras de vino, cerveza y todo tipo de fiambres, todo son bellos recuerdos. Días de ocio, fiesta y cierto desenfreno, que para mi siempre ha sido, el desenfreno, comer y beber de mas. Todas las noches por ahí, para acabar con unos Bacardi-Cola de muerte hasta la madrugada con el bailoteo, con los niños y toda la familia al fresco, sin dormir y sin ganas de hacerlo, todos al son del Chocolatero o de el de “la mané y otra mané”… 

Pero estamos en Hogueras, se dice por aquí, y eso es como decir que a partir de hoy vale todo o casi todo y, ah, no es nadie el que no tiene un amigo alicantino que le diga: “Enrique, os espero en la Barraca cuando queráis”. Y eso sigo siendo así, por mucha crisis que haya. El colegio de los niños, la hipoteca, las tiendas y materiales para el body y lo de la Barraca para Hogueras, para eso siempre tiene que haber, ¿como se puede vivir sin ir a la Barraca en Hogueras e invitar a todos tus amigos a una o cien copas?

Pero entre todos esos momentos vividos, recuerdo uno muy especial, sería por el 79, o quizás fuera el año 80, vivíamos en la Calle Mayor, en el 41, y andando, hasta la Plaza del Ayuntamiento, era solo un paso, sería nuestra primera o segunda Cremá y por eso, y porque Maribel y su estricto y sagrado sentido del horario son una bendición para toda mi familia, nos plantamos allí como media hora antes de la medianoche, hora en que se empieza la Cremá de la Hoguera Oficial que siempre es la del Ayuntamiento. Esa media hora se hizo algo angustiosa pues el personal fue llegando en manadas y al poco la Plaza y sus alrededores estaba llena de gente, mucha gente, de tal modo que empezamos a pensar en que nos podían aplastar. Nos hicimos con un hueco protegido entre dos coches aparcados en la boca de la Plaza. Los tres nos empezamos a abrazar a medida que se acercaba el momento, cada vez el abrazo era mas fuerte y cuando ya empezábamos a pensar que no podríamos aguantarlo, se disparó la traca que enciende la Hoguera y al ritmo de “a la llum de les fogueres ……comenzamos a vivir un momento único, el fuego, el calor, las imágenes, el griterío, la música, allí estábamos los tres, muy fuertemente abrazados pero especialmente lo hacía el entonces pequeñín, mi hijo, el cual entre el miedo y la impresión que le produjo tantas cosa a la vez, todas extraordinarias para él, notaba, como nunca, como se apretaba a mi, a los dos, ese minuto duró mas de media hora, que es lo que tarda en venirse abajo la Hoguera gracias a la maestría con que los Bomberos manejan toda “La Cremá”. La gente se empezó a marchar, pues salen corriendo a ver las otras Cremás de las Hogueras vecinas, pero nosotros allí estábamos, abrazados y sin dejar de seguir asombrados por todo lo que habíamos visto. 

Esos instantes pasaron de nuestra imaginación mas deprisa de lo que pensábamos, seguramente, pero a mi nunca se me han ido del todo de ella, de mi imaginación y a lo mejor, como le decía hace unos días a mi amigo bloguero, EKK, no se si empiezo a confundir las felices imágenes de mi memoria con las que realmente se produjeron, no sé, pero da igual, yo sigo creyendo que las que veo son las que fueron y eso, con toda sinceridad, son las que me importan...
 y cada vez más.





6 comentarios:

  1. Por aquí también es costumbre de celebrar, más que las vísperas, la noche de San Juan. Curiosamente estos días son las fiestas de este mi "pueblo adosado" como yo le llamo, porque entre unas cosas y otras estoy más en la capital que en casa. Y sobre los famosos ritos de esa noche hay mucha literatura, que yo no me creo nada, pero de ello también se vive y sobre todo se disfruta y eso es lo importante. Y los recuerdos buenísimo recordarlos porque el que no lo haga es que apenas ha vivido. A pasarlo lo mejor que puedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga Paz, lo pasaré resguardado del bullicio callejero y solo algunas esporádicas salidas pues mi condición física y mi movilidad escasa, hacen que sea peligroso moverme por ahí. Pero lo pasaremos bien y, por encima de todo, para que siga la tradición.
      Un abrazo amiga y, ah, cuidado con las hogueras y cuidado con eso de saltar por encima de ellas

      Eliminar
  2. Hace miles de años que no lo celebro Desde que vivo en USA.....
    hermoso tu texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir es hermoso, querida amiga Mucha, vivir en cualquier parte es una suerte y a veces, un regalo.
      Feliz miércoles

      Eliminar
  3. Anda que no disfrutas ná con los prolegómenos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, esa es la salsa de la vida, amiga Tracy, el calentamiento previo ... ah, hablo de conversación.
      Feliz jueves

      Eliminar